Archivo de la etiqueta: tales

BSO o Cómo amé a Jan Duman ( 2002)

Estándar

Image

 

ImageImage

Image

Image

ImageImage

 

Uno de los escritos que mi madre encuentra de vez en cuando y que me hacen recordar lo mucho que he llegado a escribir hasta el momento…Este cuento es del 2002, año en que me recuperé de forma milagrosa, o como los incrédulos dicen “de forma inesperada” Os puedo asegurar que lo esperaba, y que no confié en los médicos, por desgracia para los que son buenos y a los que pido perdón por mi desconfianza…

Espero que ps guste, aunque sea un poco, amig@s lector@s 😀 FELIZ VERANO DEL 2013.

Letters to Nowhere chapter 6 (Cartas a Ninguna parte capítulo 6)

Estándar

Image

 

Dear Beatrix:
I have an old photo of you, where you are posing in the door of your Home, on Hill Top.
Maybe it’s the vision of your kind and healthy face, that let me use this adjective quite daring: “dear“. Maybe is because of the distance and the Time, and…Of course, you won’t reproach my lack of manners for writing to you in this way, being a total unknown from XXI century who tells you very odd things.
When I told you about the Death, I was scared, yes. In a few days I’ll be hospitalized to make me a liver biopsy.
I don’t know about Medicine history, so maybe you know or not about what’s a biopsy.
I know it’s nothing.
“It will not hurt” Doctors tell me. But I don’t trust them.
“Don’t be afraid” Tells me my Mother.
But She also is afraid, I can see it in her eyes.
I can see it every time she looks at me trying to not show the aversion that causes to see my scrawny body.
I cry every time I go to the bath, to take a shower.
I don’t have chest. My arms and my back, my hips, my ribs, all are just that. Bones.
I don’t have my face bright and flustered, neither the eyes shining.
In my suitcase I prepared some books. I also put yours with all my caring.

To my little sister I always tell that treat the book with love, that is a jewel of collector.
She thinks I exaggerate and the fact I doubt of her maturity hurts her.
I know, I know, that she knows very well how to treat books. She is a very mature girl for her age. I’m really proud of her intelligence.  With only 14 years old has really clear ideas and knows how to talk better than lots of adults and with career.
The little one, of course, has only 4 years old, he is different, he takes everything but to draw on his scribbles. My auntie Ana says he is going to be an artist.
I guess he’s getting familiar with the colors, the drawings and  every thing he sees in my workshop. He sits near me, and imitate all my movements. As Aristotle said, the Humanity learns imitating.But arriving to certain point of the Life, every person must shape their
personality from all that has been around, all the crying, all the imitations and the reflections.
This part of so simple theory, doesn’t always come true. The fashion, the  urban tribes, the evil envy, leads a imitation that transforms the society in one of a kind of cattle ranch. That’s how the proverb says: Monkey see, monkey do. “Where is going Vicente? Where people goes” (Spanish proverb)

Well so, my little brother, most than one time ended all dirt of oil paints, and what a disaster..! So I bought a crayon box and card-boards for him.
His drawings of houses with chimney, cars and dogs, comforted me so much.
It seems that kids see the world in colors.
I think that the best thinkers of all Times, has not seen in the kids the perfect solution to problems and questions of Philosophy.Maybe all it’s lots more simple. We look for the Truth with all the possible biggest difficulties, while the TRUTH, that already has connotations of indecipherable and empty Myth, it’s instead in the simplicity.

The simplicity of whom begin to discover Life and the one who when sees a stone discovers a stone, and not a tangle of  mysterious analytical schemes that converts it in a very long book that leaves us full of doubts.

And the Science, yes, it’s wonderful. The man, not, better the Humanity has learned to divide reality from fiction first, and after linked it again to do really unthinkable things. You can’t imagine what a limited and fragile that’s human being could achieve during this pick of the Earth Time.
You lived that emboldened start of 1900.
I live the unbridled excess of the near 2000.
How far away we are, dear my friend!

I correct: How far away I am from any alive thing…I guess I’m closer to you, nether-less these 100 years, than to any person of my age or my Time.
I can’t believe what’s happening to me. I can’t recognize myself.
And neither can’t do so my dears.I almost can’t remember clearly and in a sequence way that big discussion with Manuela. Time betrayed me, my body betrayed me, I myself betrayed me. In fact, this whole city betrayed me.
That night all we were celebrating Carnival.
I cos-played like a pirate: white blouse with frills, tight trousers, high boots and spyglass.
Manu disguised as a zombie and Pati as a magician.
Helena and her coworkers surprised us with quite pathetic costume of witches.
There was also a group who had the great idea of disguising as sisters with Ni*e sneakers, that’s a name of a brand that marks people like hot
iron to cattle. Then you are the powerful of the riches tribe, pretty and famous. Well, there’s not only N*ke, there are thousands of stupid names, that are not worthy of being named. Maybe I say one of them without noticing. In this Times people are not fighting for knowing,
but for appearing. At schools no one knows who is Cervantes, what’s Iberia Peninsula, or where the hell is that Odyssey. The knowledge does not take place (Spanish proverb, knowing more doesn’t hurt, doesn’t bother)  but my  skirt is cuter then yours and also more expensive. Furthermore why they want to know History – they ask themselves – if I master flirting and consumerism?

Everybody laughed when they saw that dozen of false sisters with expressionless masks, white as their sneakers. It wasn’t funny for me. It’s incoherent and stupid to do a joke about something we don’t know and so, about something we don’t have any right.

That’s also typical from these times. All is laughable.
I can’t tell too much about what happened.
Manuela grabbed the drinks bar and thanks to the heat of the wine began to chatter with euphoria, ridiculously, because of the boys who were coming closer to us.
I felt so embarrassed so with a few but clear words I asked her to  behave.

_ Shut up!! – yelled at me with all her rage and hatred that was hosting within her.
That hurt me. She wasn’t Manuela, she couldn’t be.

_ Why I must shut up, I don’t have to. What you are doing is just immature and ridiculous.
_ Ha! what happens is that you are a washy-washy girl who doesn’t know how to have fun!
And so that really hurt me, because it wasn’t true.
_ I don’t need fuel to get fun.
I had Manuela  fatty and ugly face engraved in my mind, looking at me with an indescribable grudge that always scared me. Even now I remember it and I feel very sad. It’s being hard to me writing about it.
I would prefer to bury it in the Oblivion, but that’s not easy.
At that moment I didn’t know if go home or stay or what…
Even I was swallowing all time, I had a big knot in my throat and even though I wanted to look calm, my hands were trembling.

The party was in the Sports Pavilion. In the corner of the wardrobe I sat down to wait for the Calmness. I couldn’t stop my trembling.
_ Have you lost your broadsword?
I jumped surprised: by my side, leaned to make his voice be clear with all that loud music, was Adrian.

I lost some seconds to understand what was saying because I forgot totally about my dress up. I looked at me and felt so stupid. And even more when I saw that he wasn’t wearing any costume.
I smiled and replied that I was disarmed in a death match.
_They must have hurt you…- he said.
I knew that he knew about what we were talking.
_ Yes, in fact a lot.

We were silent in the middle of the festive sound, during a time that seemed to me an eternity. Finally I felt so uneasy that I turned around to him and invited him to drink something warm. My throat began to hurt. He accepted and after taking our jackets we went out.
Even though it was the second week of February and the air was cold,
I felt lots better out than in.
That night we were just good friends. For the first time in my life I talked without fear with something who wasn’t Fidel or my mother. How it was possible so much confidence? We really got along.
I began to be aware of his attractive points, that little details that seemed I only could see and that made him exceptional and different.
Furthermore he always made me laugh. I was really prone to laugh back then. I was born happy. I felt the LIFE, I smelled it, I touched it and tasted it. I enjoyed…
I was in that age where every one lives their own fairy tale. And the bad thing of something so good is that you believe that is ETERNAL.

Carpe Diem.

 

 

Spanish originals, 1998-2000. I must say I don’t feel the same that back then, it was a time to suffer and be abandoned by people I trusted.

 

ImageImageImageImageImageImageImage

 

Letters to Nowhere chapter 5 (Cartas a Ninguna Parte capítulo 5)

Estándar

If you were purebred and local or a today renegade mestizo you are approved. But if you are a simple son (proud) of Immigrants, black, chinese, japanese or “similar” you got it thought.
And this is the pure reality.The theory, preached by all, is that all of

them are tolerant, anti racists and anti-xenophobic. You see, “angels”.
Juan Diez, was the first boy in the golden list of good matches.
And Pati was crazy in love with him.
He didn’t even look at her, everybody knew that he felt aversion about Patricia who wasn’t exactly a cover girl. Anyway, he wasn’t nothing special either. I always pitied Patricia, always daydreaming, smiling, laughing, loving… When I met her. But we all change. And in the scales of good and bad inside us, one of the plates outweights the other.
_ The one who looks free is the new…

Helena hit the shot.  Manu almost jumped from the chair to say that she finally get to know his name.
_ Se llama Adrián.

As always she was fill of compliments, not very respectful. To the poor guy’s ears there has to be a good whistle, totally alien to that sickly interest that triggered an unknown girl.

_ Look, your parents.

Patricia was looking through the windows of the coffee shop. I left the money on the table, took my jacket and say good bye quickly, tired of that silly chatting.
_ Are you going to check the lists  on Monday?
_ yes – I replied already in the door.
_ Hey, today is Friday!  – yelled Patricia – Are you going out or not?
_ I’ll call you!

“Who knows?” I thought. I got in the car, happy, commenting the “match” with my parents, and excited with my own conversation I decided to go out that night.

I changed clothes 3 times. I went downstairs to the living room the 3 times and the 3 times I got approval. Why so much interest that night?
I asked myself too: I had those black eyes pierced in my mind, without being able to explain myself what was feeling.
I decided on the blue dress, that I loved, and it was enough for me to look me on the mirror, smile and go out.
I had my face all red.
When a person has the face flushed and the eyes brighting, it’s a sign of happiness, vitality and energy. The eyes talk about everything. It’s amazing.

Back then I had everything. I was going to the College, and new perspectives were opened for me. I felt shiny, I loved being loved and being happy. But, how many times we forget that happiness is not eternal and slides off our hands, slips from them…and You don’t feel it anymore.

 

That night the disco, was as always for me: smoke, french kisses in every corner and tall glasses from I got to listen the sound of the ice cubes hitting each other.
It disappointed me more when the music began to be repetitive, feeling like a hammer inside my head until I couldn’t stand it anymore. I don’t know, I don’t think you will like this music, Beatrix. Its name tells about it perfectly: it’s cold, impersonal, inhuman and with a lyrics who sounds like a babble without argument: machine music.
You see, even here arrived the Industrial revolution. The firsts steps were meritorius and resounding, but now, you know that there is a talk of spaceflights? Of course, only for billionaires.

What good it all this progress if half of the World only has naked bodys, hunger, hopeless and soil under their feet?
Beatrix, what I most regret is that every day lots of children die on The Earth.
A lot, I don’t know how many, but even if it’s only one, they are innocent creatures who won’t be able to LIVE, in capital letter, with all its meaning. Not even reading your tales and imagine little rabbit Benjamin or the Lady kitty or the hen Sarah…

Pati and Manu, met with Helena and two of her coworkers, beginning to complain about the boys not being there that night.
The smoke was  suffocating me, I began to feel sick. It was really that what I wanted?
A couple was eating their mouths in a corner. He was scrubbing all hands her butt.
I found it so disgusting.
The “chick”, that’s a way to talk about someone nowadays even thought they are not the cute chickens from your tales…- made a break to have a drink. She had all the eye mask made a glob and a really impressive dark circles. She looked like the poor and distressed Munch. But there it was impossible to hear the scream, so perfectly audible at the
picture.
Her face reminded me my palette knife and the nice feeling of stopping the pigment with the linseed oil…This way my paintings had come to life: my doves, my horses, my portraits.

I got out of there and , between the wardrobe and the lockers I just breath out. Because you don’t know it but the last thing you can do in a disco or dance pub is breathing.
I pulled the bangs out if my eyes and stepped back. I stumbled upon something.
At first i thought it was the billiard but…that soft?
I turned around and there he was, saying sorry.
_ No, no, it was me, sorry I stepped on your foot.
_ No way, it was me, I wasn’t looking where I was going…
_ It uses to happen on these places…
I said it dismissive. I didn’t do it on purpose, but it looks like he noticed.
_ They are a pain right?
_ I so agree.
_ Then what are we doing here?

He said with such a witty way that made me laugh.
_ Well, I’m not sure, but maybe only to have something to share.
He looked at the door. It has a porthole window through we could see a piece of sky.
_ what about we sharing a bit of fresh air?
I must admit I had some misgivings. I don’t trust people easily. But I don’t know why I followed him.
_ It won’t be long, I’m leaving in 10 minutes.
_ Ah, curfew?
_ No, no…Not at all. At home we all are adults and responsible.
_ And what that means?
_ We don’t lie, we don’t hide anything. We trust completely each others.
_ Sounds very good. I don’t have curfew either. I live alone.
I looked at him questioningly.
_ I came from Ciudad Real* for work…
_ Here? – I made it sound like it was a joke.
_ You don’t like this place?
_ There is only one thing I love here.
I pointed out the mountains. They are incredible pretty , Beatrix, every second, in the passing of the seasons, at night or day time, they are different, but extremely beautiful.
He nodded.
_ And my family – I added in.
_ Do you have siblings?
_ Yes, three – I answered.
_ Wow!
I smiled satisfied. To me, talking about my brothers is like showing out a medal of honor.
_ And you? Have you left someone there in La Mancha*?
_ My Mother.
_ And your father…?
_ As if he were dead. He left us when I was a baby. I have a stepfather but…I prefer not to talk about him.

 

Because of the the tone of the voice and the afliction of his face I got that I had stepped on a very delicate subject and I flustered.Thanks God, because I have a natural tan, the blushings can’t be noticed easily. Instead my brother, just like my Mother, has very white skin and the flushing get all face and even ears.
Without noticing we had walked to the parking.
My car was there, shiny. I had washed it that evening.
Suddenly I remembered I had forgot totally Manu and Patricia.
Looks like I said it out loud, because Adrian, with disgust, said to me that I was doing ok forgetting them.
_ I guess you have noticed I’ve been looking at you…I’m not good at hiding my moves.
I just felt embarrassed and motionless.
_ And I also have seen with whom are you going out. Those girls aren’t for you.
_ You are being too hard with me, and it’s our first conversation.
_ Same for you, who blamed me for opting for this city.
I took out my keys and I was going to get in the car.
_ Then we are in a draw.
Once again those black eyes, that cheeky smile. Them fascinated me without being aware.
I smiled to him.
He smiled to me.

I guess in a place like that, you know my name – he said.
_ Oh, don’t let it go to your head… I also know your name.
_We are in a draw again.

I got in the car. There in the door of the disco, I thought I saw Manu, but I was to excited with that conversation.
Adrian looked how I get out the car from the parking. Raised his hand as saying good bye, and I remember that, just when I passed in front of the disco, a fatty blond was looking at me.
She reminded to me Sissy Spacek on “Carrie” but featuring Rosie O’Donell., that can be lots worse…Oh well, I’m talking to you about something you don’t know. Do you remember that extraordinary invention of two brothers, the Lumiére? Well, it has been more and more big and incredible, I will tell you about it.

It was long ago that the tender and sincere friendship between Manu and I, had begun to break out. But now, being with her , talking with her, scared me.

And I really knew that Fear is the worst enemy to have to be afraid.
But what I didn’t know was about the situation I was going to be drown some time later.
Now I’m not scared of anyone anymore. I know that Human Dignity  makes possible to be the owner of oneself.

Now I’m scared about something that had not been afraid since I started praying to God, when I had 5, 6 years old.
Now what scares me is the DEATH.

To Be continued…

ImageImageImageImage

* Ciudad Real, city from La Mancha, center of Spain, birthplace of El Quijote and his creator Cervantes.

 

Letters to Nowhere chapter 3 (Cartas a Ninguna parte, capítulo 3)

Estándar

During my dreams I was totally free. Out of them, I’ve never been.
My mind has forgot its origens and it was feeling bad and strange handling a young body in a World created to fit…who knows whom? I envy you, Beatrix because you has not suffered not even one of the images of this end of century. I am aware that I can’t resume in a few lines the complexity of this world, to the one you don’t belong.
I know that maybe I blame a Time because of some personal insignificant circunstances. Insignificant for the Humanity. But not for me.
Now that has passed some time, I repent so much having met Manuela and Patricia, but not to have had fun, while I could, walking, having fantasies about my future, dancing.
The problems came later, When I understood that what I wanted was so different from what other persons from my age, wanted. Much more was hard for me to understand what it can be created in a mind that hates and acts with evilness, no matter the reason.
But it happened. And friendship lost the beauty of its wings and it metamorphosed in an ugly caterpillar. But I couldn’t see it.

Fidel, got tired of the brushes and missing the books, decided to go to study Psychology in France. There was living his brother with his mother, Francis, who has ready a room for him, in a house with garden and plenty of kids.
_ I saw them (Manuela an Patricia) buying the tickets for the movies.
The station was very different for me. It wasn’t grey, not shady neither sad, how it looks for me now.
_ Today?
He nodded.
They refused to go to the movies with me just the day before…
I felt…Weird. I know that with this world I can’t clarify what I felt, but  no other word comes to my mind. They told me that they weren’t feeling like going to the movies. “I’m a sciences person, I don’t like that bullshit” used to say Manuela. And so I went with my brothers, with my Mother and sometimes with Fidel. Sometimes alone.

Fidel was dragging the suitcase along the platform.
The clock was struck a quarter. In 5 minutes the train will began a nocturne trip to the Gauls.
_ Those girls aren’t for you. Trust me.
I sighed ruefully.
_ And who is for me? Tell me before you go and leave me alone.
I asked him laughing and Fidel move his head without knowing what to say. I noticed he was a bit sad. But it wasn’t for him, it was for me.
_ I will write to you every week.
_ You exaggerate.
_ I know… – he smiled.
The comptroller went out with his little marker and leaded to the head of the train.
We got the suitcase on the train and Fidel stamped two noisy kisses on both cheeks.
_ If you  refuse them, you will not be alone any more – this time his eyes showed he was being serious.
The train was going to leave.
_ Send me a photo of the horse painting when you end it!
_ And you one of the french men!

I accompanied the train in a smooth run looking how Fidel was waving his hand with the face illuminated with hope. He really wanted to go back to study…

The first postcard I got was a very pretty photograph of the Eiffel Tower in the Parisian dusk.

“Hello Paloma!
Finally I am here. You can’t imagine the feeling I had when I opened the books, all new…
I already take a look at them. The classes will begin in October and for now I already visited Paris. I hope you left those two bland girls. You must come, here there are lots of mulatto!
Au voir, sweet pie, kisses
Fidel – who miss you lots -“

I took it with me, in the pocket of my coat, until the season changed. But never show it to Manuela and Pati. We had arrived to an strange point of change, of transformation, to where what has had been couldn’t be any more.
The innocence of the 15 years old has converted into a vain mischief of the 18′.
And even though it was in sight of everybody, I wasn’t able to see it. I trusted them. My parents and my auntie Ana, my brothers…All of them talked about how a girl like me could go out with a girls like them.
But I only could see two good friends. I know. I just refused to see the reality and I let them to deceive me.
My mother always tells to me that I must not blame myself. I think so too. But it hurted so much, Beatrix…So much that I hate myself for not being like the others are, that’s why I try to analize myself, study me, look for me, understand me.
Oh, I’m sorry…I’m mixing present with past and this is for me like mixing water with oil. Imagine for you, who doesn’t know who I am and what I pretend to.
When you left to Hill Top, what were you feeling? Did you wanted to run away from the world? from your past? from yourself?

I also would love to leave, but I don’t know where. The Guadiana is my last grant to keep living searching a bit of peace. But I feel that the indestructible frostress that was for me is beginning to break down.
And that scares me.

Someone who needs to run away.

“I will never drink milk again” – I sobbed in the toilet for the

umpteenth time in my Life.
I took that morning six caffe latte, two croissants, one ensaimada* and

milky rice.
When I ended, I washed my face and the reflection returned to me a

pallid, ashen and ill visage. Good reason comparing to how sick I was

feeling. If I had not had diarrhea I don’t know what had happened to

me…I was feeling like dying.
I went out to buy bread and while my Mother made a selection of the

trash between glass, paper and plastic, I was waiting my turn.
_ What do you want, honey?
_ Four loaves of bread and a rounded one, sliced please.
The loaves were piled up in every wood’s shelving according to weight

and shape, separating the integrals from the rye breads, the soy ones

from the focaccia and the gummy loaves, surrogate of bread, more

known by the name baguette, from the laxative dinner rolls.
In the cupboard I could see: ensaimada, croissants, donuts, puff palms,

butter cookies, sponge cake, sugary brioches , choux a la crème, apple

pie, honey cake, cheese cake with walnuts and raisins and cupcakes.
On the counter, to the left, big diet biscuits tins and to the right, the

chocolates.
There was not other boutique better than the Bakery for me.

ImageImage

Image

Image

To be continued^_^) thanks for reading so far!! *bows*

Continuará, ¡gracias por leer hasta aquí! *venia* ^_^)b

YYuhmi

 

COMO POLVO DE ARROZ

Estándar

Como polvo de arroz

Image

_Llevo dos años buscándole.

Dijo el joven de largos cabellos negros, recogidos con una cinta púrpura en la nuca.

El monje, impasible y calmo, le miraba con seriedad. Un tinte de tristeza aguó sus pequeños ojos cansados.

Estaba el humilde templo rodeado de montañas, en algún lugar al norte de Honshu, en Japón.

_ No puedo ayudarte…- El monje hizo una leve venia, inclinando la rasurada cabeza, haciendo tintinear el rosario que colgaba de su cuello.

Regresó a sus quehaceres sin más.

Una hoja de castaño cruzó el aire en un gracioso zigzag, frente a la nariz del joven, que suspiró resignado – y por alguna razón ciertamente aliviado- cerrando los ojos por un instante.

El otoño le había alcanzado.

Sus pies, fuertemente vendados con tiras de algodón, calzados con rústicas sandalias, habían pisado mil veces cien, todo tipo de caminos, aldeas y puentes.

Había visto a las bellas geishas caminando con paso pequeño sobre sus sandalias de madera lacada llamadas Zori, en las calles de Gion.

Compró una campanilla en una de las paradas de la feria del viento y comió Mitarashi dango y manju relleno de pasta de alubias rojas, sentado en un banco de madera frente a una tienda de kimonos.

Observó cómo los niños aprendían a leer y a escribir, en las escuelas llamadas Terakoya, empuñando pinceles que empapaban en tinta oscura como la brea.

Se había cruzado con algún que otro samurai y había visto salir de puertos, barcos hacia Occidente.

Algún día, probablemente, terminaría en uno de ellos…

Ahora seguía caminando, con su bolsa al hombro y un largo bastón de madera de sauce, atravesando los verdes ejércitos de bambúes de Kyushu.

Los pies le ardían: pronto tendría que parar a descansar.

Un par de Gorriones de Java acompañaron sus sueños durante la siesta. Los blancos Bunchou se besaban el pico entre las zarzas, sin miedo al durmiente.

***

Despertó de repente, sorprendido por el ruido del follaje al ser removido, justo a su derecha.

_ ¿Quién es…? – preguntó tras esperar unos segundos la aparición de algún animalillo curioso- … ¡Un niño!

_ ¡No soy un niño! – replicó frunciendo el ceño un muchachito de unos ocho años, armado con arco y flechas.

El joven viajero sonrió, volviendo a apoyar sus cansadas espaldas contra el tronco de un árbol.

_ ¡Tu nombre! – le gritó arrogante el chiquillo, apuntándole con el dedo.

El viajero no veía ninguna malicia en los ojos del pequeño arquero. Era un niño franco, honesto y directo.

Le dijo su nombre y le ofreció un taiyaki que había comprado hacía dos días en una casa de té.

_ Ya no me queda dinero…

_ Pues caza – resolvió el niño masticando con avidez el delicioso dulce – ¿O es que quieres morir de hambre?

_ No me voy a morir de hambre – repuso con absoluta seguridad.

_ ¿Tienes más de ésto? –preguntó limpiándose la boca con un presto manotazo.

_ No, lo siento.

_ Pues te vas a morir…

_ Ya te dije que no moriré de eso…

_ ¿Por qué?

_ Porque estoy buscando a alguien. No puedo morir sin haberle encontrado…

Sus ojos negros brillaron como dos gotas de leche sobre pizarra.

El pequeño arquero quedó fascinado por la determinación de aquel joven.

Semejaba el polvo de arroz que se escurre de entre las manos de quien amasa.

Blanca arena que deja huella.

Se despidieron al alba.

Cada uno de ellos tomó un camino.

Dos vidas, dos historias, acababan de cruzarse en aquel claro de bosque, entre sauces y castaños.

Pero para el viajero, aquella persona, aquella vida, aquella historia, era tal vez la penúltima de muchas otras que había ido encontrando a lo largo de su viaje durante dos años, con sus cuatro estaciones dos veces vividas, en el país del sol naciente.

***

Alcanzó finalmente una inmensa extensión de arrozales, salpicados aquí y allá por casas de madera, humildes, pequeñas y de aspecto tan quebradizo como el de las espigas secas en Agosto.

Una mujer, el kimono arremangado y las manos metidas entre las aguas enturbiadas por el fango, le miró sonriente, convirtiendo su rostro con tal gesto, en una red de mil arrugas, ocultándose los ojitos, como lunas menguantes, entre las cejas blancas y los marcados pómulos tostados por el sol.

La anciana, caminó deprisa, encorvada, aún las manos empapadas, hacia la casa que aromaba el lugar con el olor a pescado asado, soja fermentada y arroz hervido con col.

Le ofreció de comer, como si se tratase de su propio nieto, sin hacer preguntas, sin buscar razones.

Cuando el joven dejó los palillos sobre el tosco pocillo bien arrebañado, la buena mujer le indicó cómo llegar hasta el templo más cercano.

_ Muchas gracias abuelita – inclinó la cabeza el muchacho, aguantándose las ganas de abrazar a la tierna madrecita trabajadora.

El camino serpenteaba, giraba y torcía a derecha e izquierda, franqueado por centenarios árboles de hoja caduca y matorrales abrazados por zarzaparrillas y esparragueras.

Olía a setas y moras.

El sol comenzaba a dormitar, rosado y pálido.

Aquella señora de los campos de arroz… ¿sería la penúltima persona de su largo viaje? ¿O tal vez lo fue el arquero de los bosques de Kyushu?

Quizás ahora encontraré a la penúltima persona de mi viaje…” Pensó hincando el bastón en la tierra, removida por otros viajeros, otros pasos y otros bastones.

En el templo le esperaba otro monje, calzado con sus waraji, unas sandalias de paja entrelazada que rodeaban los tobillos y los pies.

Esta vez se trataba de un hombre joven, alto y solemne, que le recibió con curiosidad, hablando bastante y haciendo preguntas, acompañándole a una sala en la que le sirvió té, para seguir preguntándole sobre un sinfín de cosas, en una conversación inconexa pero amena que relajó la mente del joven peregrino.

_ ¿Y qué es lo que andáis buscando, muchacho? – preguntó, frente a frente con el chico, sentados ambos sobre sus rodillas frente a los vasos, cuencos y utensilios típicos de la ceremonia del té.

El trotamundos suspiró, deseando que tampoco aquella persona supiera contestarle.

Porque él quería seguir viajando.

Ya hacía tiempo que había olvidado la auténtica razón por la que comenzó a caminar, dejando su casa atrás.

Así que no hacía más que preguntarles a todos los que se iban cruzando en su interminable marchar:

_Estoy buscando a la persona que dé fin a mi viaje. ¿Eres tú?

Por supuesto, nadie sabía responder a tal pregunta.

La persona que dé fin a mi caminar…

Hasta que la encuentre, las manos que se me ofrezcan, serán para mí siempre la penúltima persona.

El auténtico sentido de mi viaje.

FIN

Yrene Yuhmi 2007-06-30

GLOSARIO:

Mitarashi dango: Bolas de arroz endulzadas con jarabe de soja, azúcar y almidón; suelen tener tres colores distintos, siendo más populares entre los niños y las mujeres.

Manju: dulces de arroz redondos, generalmente rellenos de pasta de alubia roja.

Bunchou: Gorriones de Java

Terakoya (寺子屋, literalmente “escuelas templo”) Instituciones educacionales privadas en las que se enseñaba a los niños de los japoneses plebeyos a leer y escribir durante el período de Edo.

Taiyaki (鯛焼き, Taiyaki), literalmente “brema de mar horneada,” Es un pastel japonés en forma de pez. Normalmente está relleno de pasta dulce de alubia roja.

Waraji: sandalias que suelen calzar los monjes budistas japoneses.

Ni un rosco de vino más (2001)

Estándar

Image

ImageImage

Image

Image

Image

ImageImageImage

Este cuento lo escribí para mi gran amigo Vladimir, un hombre alto como un gigante y rubio como un vikingo, que aunque había nacido en el norte de Europa, vivió en Argentina y la sintió como su madre patria siempre. Adoraba el Mate y el chocolate. Espero que esté bien…Me enseñó a montar a caballo, aún recuerdo nuestras charlas y su acento medio alemán medio argentino. Uno de mis recuerdos más preciados, este amigo del que luego perdí el rastro, tras mi ingreso en el hospital ese mismo año.

Espero que el cuento os guste tanto como a él le gustan los caballos ^_-

(Mi madre adora este cuento, así que en este blog se lo dedico a ella, que es la luz de mi vida.)

LAS TRES ESPADAS (cuento escrito en el 2002)

Estándar

Image

Image

Image

Image

No recuerdo muy bien para qué escribí este cuento, pero creo que era un script para una película o una serie de tv (yo siempre tan soñadora!!^_^;;)

No lo recuerdo bien porque tras el incidente en vall d’Hebrón en el 2001, padecí de una amnesia extraña. Todavía ahora la sufro. Después de salir de allí, no podía enlazar una palabra con otro para leer una frase, ni tampoco escribir con la claridad de siempre…Tuve que empezar de cero en muchos aspectos de mi vida.

Este cuento es una pequeña prueba de  cómo volví a escribir tras un increíble punto “muerto”.

VOYEUR (1ª parte)

Estándar


Se preguntaba por qué la gente seguía sonriendo, siendo la vida tan triste.

Se podían derramar lágrimas hasta que los párpados enrojecieran, dolieran y escocieran. Tantas cosas perdidas, no logradas, tanta vergüenza y tantos esfuerzos en un trabajo presente que a nadie interesa.

Como las acuarelas que pintaba, día tras día, sentado cerca de una gran ventana sin cortinas.

Vivía sólo en un pequeño estudio en el centro de la ciudad más fea del mundo. Pero aún así, desde aquel sexto piso, podía ver cosas muy interesantes, bonitas y con muchos colores.

Hoshio tenía una enfermedad crónica, difícil de llevar (como todas las enfermedades crónicas), molesta (como todas las enfermedades crónicas).

Supuestamente el azar le había regalado el “ser un enfermo”.

No se veía como tal, a pesar de la gran cantidad de medicación que debía tomar cada día y de las dietas estrictas y constantes. Físicamente se veía bien, saludable. Tal vez un ligero atisbo de tristeza y soledad podía describir la luz de sus ojos negros.

Fue al cuarto de baño a por agua para sus pinceles. Evadió mirarse al espejo, como de costumbre. Pero era peor aquella tímida visión de soslayo que mirarse directamente y sin miedo. Porque la imagen borrosa y veloz del vidrio esquivado le parecía la misma horrenda versión de sí mismo años atrás, en los peores momentos de su enfermedad.

Odiaba los espejos y las fotografías. Incluso ahora que había recobrado su aspecto normal.

Volvió con sus pinceles, frente al lienzo, manchado con gracia y frescura de púrpuras y violetas, amarillos y grises.

Su alta figura esbelta parecía esconder unas magníficas alas de ángel.

Y a pesar de que yo se lo decía muy en serio, Hoshio replicaba que era imposible que él tuviera algo de ángel. Sin mirarme, añadía: “…pero sería bonito tener alas…”

Hoshio me gustaba. Iba a su casa cada día y me sentaba a verle pintar. Sus espaldas eran hermosas. Aún puedo visualizarlas.

Y puedo sentir las mismas ansias de levantarme y abrazarme a ellas.

Porque la mayor de las veces, me daba la sensación de que Hoshio estaba a punto de desaparecer. Tanto negaba su existencia y su valor que por momentos se volvía casi invisible. Se disolvían sus colores con el aire, igual que sus aguadas.

El día en que le abracé, ahogando un suspiro, aliviado por tan larga espera, él se quedó quieto y tenso.

_No vuelvas más.

Fue lo único que dijo. Con aquella voz de pluma de ave, de nube que acariciaba el alma.

Me resultó la frase más insufrible, triste y desgarradora jamás expresada.

Supongo que fui un cobarde, porque le hice caso.

Y no regresé.

                                                                                                          *  *  *

Hoshio, sentado en el suelo, se dio cuenta del vacío dejado por aquel visitante asiduo.

Del silencio y la gran cantidad de cuadros, la mayoría acuarelas, otros tantos óleos, también tintas y bocetos. Todo a su alrededor le miraba con la dolorosa quietud de la inexistencia.

El arte que nadie conocía. El arte no observado.

_Absurdo…Estúpido…Patético.

Echó la cabeza hacia atrás, apoyándola contra la fría pared pintada de blanco.

¿Por qué seguir pintando?

La última vez que salió de aquel su diminuto mundo, fue cuando su hermana pequeña se casó.

Pudo verse a sí mismo, en medio de la gente, como un poste añadido. Pero esa era una descripción injusta. Porque todos le querían. Todos le mimaban. No le dejaban sólo.

Lo único que no tenía, era una línea de vida como el resto.

No tenía amigos.

La enfermedad le obligó a quedarse atrás, mientras el mundo seguía girando. Miraba a su alrededor, vestido de etiqueta por vez primera, y no reconocía a nadie.

Los rostros de sus amigos eran infantiles y le sonreían desde el fondo de sus memorias. No sabía dónde estaban. Y nadie sabía dónde estaba él.

Nadie sabía quién era.

Cuando regresó al estudio, la luz del atardecer bañaba el ambiente con ternura vacilante.

Se quitó la chaqueta, se acercó a la ventana.

Nadie sabe que estoy aquí.

Nadie sabe que existo.

Nadie sabe qué estoy haciendo.

Nadie…

Las lágrimas cayeron gruesas sobre las mejillas, corriendo barbilla abajo.

Se las limpió deprisa con las manos. Sus manos, hacia muy poco, eran muy huesudas. Daban miedo.

Las miró bien. Con aquellas manos había pintado tanto…Y había enjugado muchas veces sus propias lágrimas.

No puedo dejar de pintar… ¿verdad?

_ Hoshio.

Sorprendido, se dio la vuelta.

_Has…vuelto.

_Claro.

_ ¿Por qué?

Se acercó a Hoshio con una sonrisa calma.

_ Porque sí.

_ ¿Qué razón es esa? – Hoshio tragó saliva, aún salados los labios por las lágrimas, los ojos rojos y brillantes.

_ Es razón suficiente.

El segundo abrazo.

Hoshio estaba quieto y cálido. Receptivo, tierno, generoso. Se aferró a mí.

Sólo hace falta que te reconozca una persona para existir.

Y para mí, Hoshio es la única persona que existe.

                                                                                          *   *   *

Continué observando las espaldas de Hoshio, que frente a la ventana abocetaba con soltura. No me interesaba tanto lo que dibujaba como él mismo. Me fascinaba ver la facilidad y rapidez con que trazaba, el movimiento de sus manos, y la seriedad hermosa de su mirada.

Yo me colgaba literalmente de la silla, puesta al revés, los codos sobre el filo superior del respaldo.

Y me quedaba en silencio, embelesado.

Aquel silencio compartido era para mí un preciado tesoro, algo que me apetecía siempre, que necesitaba y añoraba.

Aún así, estaba esperando el momento del tercer abrazo.

Porque el tacto de su cuerpo me había vuelto más impaciente y sucio, más pervertido.

Le deseaba físicamente.

Lo que al principio era un simple “gustar” se había transformado en un peligroso “desear”.

Y crecía a cada segundo de forma alarmante.

Masajeaba mis dedos, notaba mi frente sudada, se estrechaba mi garganta…

Hoshio dejó los lápices suspirando. Me sorprendió.

_Tengo sed… ¿Quieres tomar algo? Voy a por bebidas…

_ Ah…No te preocupes, ya voy yo. Estaba…pensando lo mismo.

Me levanté y apartando las cortinas de estampado hindú que separaban el estudio de la pequeña cocina, aproveché para respirar hondo, en silencio. En la nevera había refrescos de limón. Los preferidos de Hoshio, “Nada de alcohol…” Solía decir.

Cerró la puerta del mini refrigerador con el pie, ambas manos ocupadas con las latas y un par de vasos.

Podría haberle puesto a tono con un poco de alcohol…”

Apartó las cortinas.

Allí estaba él, sentado en un viejo sofá forrado con trozos de telas de colores. La mirada perdida, abatido, traslúcido. Era… un ser de otro mundo.

Cómo atreverse a ponerle las manos encima…Cómo no atreverse a probarlo, a poseerlo.

Qué contradicción…

Se dio cuenta de que al final, siempre acababa siendo un observador. Alguien que sólo podía mirar a Hoshio. Como si se tratara de una estrella distante. En el espacio y en el tiempo.

Ridículo…Está ahí mismo, a unos pocos pasos de mí…”

_ ¿Qué pasa?

Hoshio se había vuelto hacia él, fregando una mano contra la otra, un gesto muy suyo. “Probablemente tiene las manos heladas…” pensó, dando unos pasos y ofreciéndole una de las bebidas.

_ Perdona, estaba distraído… ¿Tienes…tienes las manos frías?

_ ¿Eh?

Hoshio bebía de la lata, mirándole distraído. “¿Por qué no puedo hacerlo? Tomar tus manos entre las mías, acariciarlas, calentarlas…Hoshio está a unos centímetros de mí. Pero yo sólo puedo mirarle”

_Te sueles fregar las manos, como si tuvieras frío…

_ Ah…Tal vez…– comenzó a explicar, tímido y con cierto pudor- tal vez sea una especie de tic- dudó unos segundos, dejando la lata entre los potes de acrílicos y agua coloreada- O algo así…

Su voz parecía perder fuerza a la par que terminaba la indecisa respuesta.

Su huésped sonrió. Realmente, era una persona especial, dulce, adorable.

Volvió a sentarse, dispuesto a seguir deleitándose con aquella visión que sólo él podía disfrutar.

Y el hecho de ser el único, el privilegiado que conocía el lugar en el que se ocultaba el ser más increíble y misterioso, sencillo y tierno, le hacía sentir entre nubes, afortunado y feliz.

Pero…Sólo podía mirarle…

                                                                                                      *   *   *

Aquel chico es bastante raro. Mucho más que yo, que ya es decir…

Viene todos los días, se sienta en esa silla y me mira.

Observa como dibujo, como pinto. Me pregunto si es uno de esos amantes del arte o si lo hace por puro aburrimiento.

¿Cuándo comenzó a venir?

Estoy tan acostumbrado a él, que me siento cómodo. A diferencia de con el resto de la gente.

Antes de conocerle, no permitía a nadie invadir mi espacio. Ni siquiera un poco. Porque simple y sinceramente, quiero estar solo.

No quiero ver a nadie, no quiero hablar con nadie.

Entonces, ¿por qué? Por qué tú no me molestas…

_ ¿Cómo te llamas?

_ No me gusta mi nombre, prefiero no decirlo.

_ Eres muy raro…

_ Lo sé- sonrió como si tal cosa.

_ Entonces, ¿cómo me dirijo a ti?

_ Ponme un nombre…Me harías muy feliz.

Hoshio rió ante tamaña sorprendente estupidez. Era de lo más extraño.

_ Eres muy raro – sonrió abiertamente, y su cara pareció iluminarse, abrirse al aire como una flor nueva. Su visitante quedó prendado de nuevo- Realmente raro…

_ Raro…Me gusta como suena.

_ ¿Cómo quieres que te llame así? – sonrió irónico.

_ ¿Por qué no? El mundo es un absurdo, todos hacen lo que quieren, todo parece normal. Y lo que a ellos les parece normal, a mi me parece ilógico. Falso e incomprensible.

Escuchándole, Hoshio se sintió aliviado. Porque eran aquellas, palabras que creía suyas. Un tabú que debía ocultar del resto del mundo. No quería ser humillado nunca más.

_ ¿Hoshio? –preguntó el observador desde su asiento habitual, preocupado por el silencio que guardaba aquel pensativo artista solitario.

Hoshio le miró bien. Sentado en aquella silla, con unos vaqueros gastados, y varias gomas del pelo en la muñeca, mandíbula marcada, ojos grandes e inquietos, cabello largo hasta la nuca, manos sanas y morenas…Era un muchacho peculiar, muy viril. La forma de sentarse, con las piernas muy abiertas, como si montara a caballo; la mirada algo agresiva, las pocas palabras, la honestidad…Hoshio podía sentir cómo atraía. A él, al Mundo, a la Vida, al Éxito. Todo lo contrario a lo que era él.

_Raro… ¿Por qué vienes aquí cada día?

_ Porque me gusta.

Siguió pintando. Pincelada tras pincelada, copiando lo que veía a través de los dedos de su corazón.

Miraba y era mirado.

Aquella situación se convirtió en la rutina de ambos.

Se tocaban con los ojos…Esperando que algún día se observaran con las manos.

                                                                                                               *  *  *

_ ¿No piensas ir al médico?

Su madre le riñó por enésima vez, mientras revisaba toda su ropa.

Hoshio disfrutaba viéndola ir de acá para allá, arreglando las cosas. O simplemente cambiándolas de sitio.

Limpiaba, fregaba los suelos y se empeñaba en poner orden también en su mesa de dibujo. Hasta que se daba por vencida, persuadida por las palabras de Hoshio: “Cocíname algo mamá”

_ No tengo ganas de ir, sabes que odio a los médicos.

_ Odiar, odiar…Gracias a ellos sigues vivo. Me tienes muy preocupada, ¿y si empeoras? No quiero ni pensar en verte otra vez como antes…No podría soportarlo…

Todo olía a sopa de pollo con hierbabuena. Hoshio no supo qué responderle. Porque si le decía la verdad, sabía que le sermonearía. Y la verdad era que no pensaba ir al médico. Si ella no quería pasar por lo mismo, él tampoco.

Su vida en el hospital, tratado como un pellejo, como algo inútil y repugnante…Aquella vida la quería olvidar. Y aún a sabiendas de que le sería imposible, su deseo de olvidar le daba una mínima satisfacción. Más que suficiente.

No podía escuchar ya las palabras que tanto daño le hicieron entonces, cuando los médicos no sabían qué enfermedad padecía, cuando le dijeron de plano, sin reparos: tú vas a morir.

No podía escucharlas pero seguían teniendo su propia fuerza intensa y aguda dentro de sí. Por eso evitaba el dolor odiando a los quienes las habían pronunciado. Alejándose del mundo en el que ellos reinaban. Obligándose con gusto a no verles.

Él.

El único que compartía su pequeño mundo oculto y seguro, pacífico y suave era el habitual visitante que había acabado por bautizar con un adjetivo de lo más estúpido.

_Hoshio, estás pálido – le dijo una tarde, sentado en su silla, con una camiseta sin mangas, los hombros morenos, sugestivos.

_ Ah… ¿sí?

_ Deberías descansar un poco…

_ Descansar…- Pareció que iba a bromear, pero sus ojos estaban algo apagados- ¿De qué?

_ De qué…- se extrañó el muchacho, alzando la barbilla, que hasta el momento había estado apoyando sobre los brazos, contra el respaldo de la silla puesta del revés- Siempre estás trabajando. Comparado contigo, yo soy el más grande de los gandules.

_ Si intentas animarme, déjalo…

Suspiró el visitante, frunciendo el ceño.

_ Nunca sé lo que estás pensando…Tampoco sé qué te preocupa. Por qué pintas, cual es tu plato favorito…

_ ¿Para qué quieres saber esas cosas?

_ Es normal. Me gustas.

Hoshio se quedó clavado en el sitio, casi a punto de dejar caer el pincel. Cuando reaccionó, tuvo miedo de darse la vuelta y enfrentarse a su mirada.

_ Raro… Definitivamente.

Le daba la espalda, completamente rojo por el sofoco.

E incapaz de dar ni una sola pincelada más.

                                                                                                      *  *  *

Hoshio parecía cansado. Pálido y más delgado, suspiraba constantemente. Se frotaba los ojos como un niño somnoliento.

Su visitante comenzaba a preocuparse: no en vano era quién más conocía su apariencia, pasando las horas analizando cada uno de sus mil gestos, algunos indescriptibles, apenas perceptibles. La debilitación de aquel cuerpo, semejante a un lirio inclinado, era cada día más patente.

Le preguntaba en vano: si se sentía bien, si dormía suficiente, si comía como debía…. Pero Hoshio era como una almeja. Contra más querías abrirla, con más fuerza se cerraba, escondiendo todo muy adentro, peligrosamente.

Porque quería ayudar a Hoshio, protegerle y mimarle. Pero las distancias entre ambos estaban muy bien marcadas y ninguno de los dos pasaba de ser un observador.

_ Me estaba preguntando…-comenzó a decir el huésped, mientras sorbía café de una pequeña taza cuadrangular- Si podría serte útil…Ser tu modelo.

_ ¿Qué…?

_ ¿Te sorprende tanto?

_ No…Bueno, un poco. No es algo que la gente quiera hacer.

_ Pues yo quiero…Debe de ser aburrido pintar siempre lo mismo.

_ Pues sí – rió Hoshio, alegre ante la honestidad del chico.

_ ¿Me harías un desnudo?

Hoshio enmudeció, y aunque no podía verle la cara – siempre enfrentada a la obra de arte – el visitante intuía que estaba ruborizado.

Hoshio no sabía cómo reaccionar, de la misma forma en que no supo cuando aquel chico, franco y desenfadado, le confesó que le gustaba.

Le gustaba y ahora le pedía que le dibujara…desnudo.

Se moría de vergüenza.

_ Perdona, era broma – el chico se levantó de la silla y dio dos pasos.

_ ¿Cómo me pongo?

Hoshio le miró de soslayo y en voz baja, tímidamente, le dijo que se pusiera cómodo:

_Como tú quieras…No importa.

_ Podrías aprovechar y ser más mandón – bromeó de nuevo.

_ Entonces…deja que te pida que no hables mientras hago el boceto…

Y Raro se mantuvo quieto y callado mientras yo dibujaba, con un pedazo de carboncillo, la mano aún temblando y el corazón aleteando dentro de mí como un pájaro encerrado.

Sólo habló una vez, para de nuevo quitarme las palabras de la boca:

_ Esta es la primera vez que nos miramos de frente, el uno al otro…

Sí. Porque hasta ahora, tú siempre me habías mirado desde ahí detrás. Y yo siempre te había percibido, desde aquí, detrás del papel. Detrás de la ventana. Detrás del mundo.

Ahora podía mirarte abiertamente, intentando no delatar con mi expresión cuánto me fascinas. Hasta que el genio mágico de mis dedos me hipnotizaron, como tú misma visión. Entonces ya no pensé en nada, sólo dibujé. Y cuando finalmente di el último trazo, tomé aire, satisfecho y te miré.

Me sonreías.

_ Te has debido cansar…Tendríamos que haber parado para que te estiraras un poco…-se justificaba limpiándose las manos en un trapo que tenía colgado en el caballete- Pero es que estaba absorto…

_ Yo también – le interrumpió, con ojos radiantes, confidentes- Me ha parecido un segundo…Es una lástima…

_ ¿Quieres ver…cómo ha quedado? No es muy bueno…- Hoshio evitaba encontrarse con los vivos ojos de azor de su asiduo visitante.

_ ¿Por qué te valoras tan poco? Eres increíblemente bueno…- Se acercó al dibujo: una boceto tan perfecto que parecía estar a punto de saltar del papel…Podía verse a sí mismo a través de los ojos de la persona a la que amaba.

_ Soy muy feliz…- dijo sin pensar, dejando a Hoshio estupefacto – ¿Puedo quedármelo?

_ Ah…nnn…claro…- titubeó Hoshio, experimentando un cosquilleo extraño en el estómago.

Fue entonces, cuando de repente Raro le tocó la cara. Dio un salto, apartándose, como un animal asustado.

_ Tienes un poco de carboncillo en la mejilla…también en la nariz…

_ ¡Ah! Sí, vaya…voy a lavarme…

Raro parecía triste. Me miró como si fuera a llorar. ¿Por qué me pongo a la defensiva? Debería haberme disculpado…”

Hoshio dejó que el agua corriera sobre su cara, inclinado bajo el grifo.

Estaba ardiendo, nervioso y desapacible.

Pero…aquella tarde, habiendo retratado a Raro, había logrado recuperar la ansiosa y satisfactoria pasión por el arte. Y su corazón se había sentido libre y sano por primera vez en mucho tiempo.

_ ¿Volverás a posar para mi?

_ ¿Tienes que preguntar? Será un placer.

Raro se fue aquella tarde con el gran rollo de papel bajo el brazo. Ni un atisbo de aquel triste tinte del rechazo al tacto. Sonriente y lleno de luz.

Cuando sales por esa puerta, desaparece la luz de mi vida…

Bajé las escaleras de tres en tres, con mi preciado retrato bajo el brazo y unas ganas locas gritar, reír, correr.

Y al pisar la calle, me di cuenta de que, cuando salgo y cierro tras de mí aquella puerta, desaparece la luz de mi vida…

                                                                                                  *  *  *

Raro jugaba con el móvil, está vez sentado en el suelo, los pies descalzos. La tarde era terriblemente calurosa, el cielo estaba pálido y una calma pesada tornaba letárgico al mundo. Inanimado y animado, todo era como un teatro de títeres abandonado.

En el patio de al lado, entre las malas hierbas, las chicharras cantaban con sus desafinadas alas.

Hoshio se sentía mal. Nauseabundo, mareado…Había perdido el apetito. Sólo le apetecía beber.

A su visitante le costaba apartar la mirada de los labios de Hoshio, de los que resbalaba el agua fresca, mientras tragaba de la botella de plástico con avidez.

Las gotas de agua corrían por la piel, pura, del color de la pulpa del albaricoque, mojándole el largo cuello.

El agua debe de colarse ahora mismo por debajo de la camiseta, pasando por el pecho, hasta el ombligo…y más abajo”

_ ¿Qué pasa? – preguntó Hoshio, extrañado ante la expresión de su huésped, totalmente nueva.

_ Ah…Nada…

Por supuesto, aquella expresión que había visto en Raro no era otra que la del deseo.

_ ¿Puedo hacerte una foto? – le pidió sacudiendo sutilmente su móvil.

_ ¿Eh…? Una foto…- sonrió, siguiendo con el proyecto que tenía entre manos- No me gustan las fotografías…Hace siglos que no me hago ninguna.

Coloreaba las zonas de piel del retrato de Raro, mientras recordaba las fotografías de su viejo yo, el de hacía apenas unos años, seco como una caña, cadavérico y triste.

_ Por favor…Hoshio.

Le sonreía con cara de pillo. Después de todo era un astuto buen chico. Eso pensaba Hoshio.

Asintió con la cabeza, un tanto avergonzado.

Raro le tomó fotografías, hasta que Hoshio comenzó a perder la compostura, a reírse. Se divertía.

_ Hagamos una juntos – resolvió Raro poniéndole el brazo alrededor de los hombros.

Hoshio se acaloró, tan apretado contra el cuerpo de Raro, que sujetaba el móvil delante de sus caras.

No se atrevía a decir nada, estaba muy nervioso. Y aunque le daba vergüenza estar tan pegado a Raro, en el fondo, no quería separarse de él. La calidez de aquel cuerpo fuerte y vibrante, inquieto, hacía que su cuerpo reaccionara como a una caricia deliciosa.

_ Ha quedado perfecta – anunció Raro mostrándosela.

_ Ah…

_ Por supuesto Hoshio está genial…

_ ¿Qué dices? Siempre salgo fatal…

Bajó la cabeza.

_ Esto…Tu brazo…

Raro no le soltaba. Hoshio comenzó a ponerse muy nervioso…Se estaba asustando.

Pero al poco le soltó, silencioso, guardándose el móvil en el bolsillo trasero del pantalón.

Aún no puedo tocarle…”

_ Esta foto, será mi tesoro. Mi amuleto – le dijo sentándose de nuevo.

_ Siempre me haces sentir incómodo.

Se hizo un ligero silencio.

Raro se estaba perdiendo, le ardía algo semejante a la furia.

_ ¿Por qué? – preguntó secamente.

_ Estás enfadado…

_ No lo estoy.

_ ¡Lo estás! – Hoshio tenía los ojos aguosos y le temblaban las manos, manchadas de verde y ocre.

Así, enfrentados, tensos y a punto de estallar. Así fue como otra faceta de los dos nació en el pequeño estudio.

Frustración.

Incomprensión.

Confusión.

Raro se levantó, apretando los dientes, cogió sus sandalias del rincón y salió, sin decir ni una palabra.

Hoshio respiró hondamente, arrodillándose de golpe, sin respiración. Lloró como solía hacer antes, cuando la enfermedad le corroía y desesperaba.

Otra vez solo…Soy un idiota…Un maldito imbécil que lo estropea todo…”

Se quedó llorando en medio de su centenar de obras, sobre el suelo cubierto con papel de periódico, con miedo a levantar la vista y encontrarse con aquella silla sin su raro observador.

                                                                                                                    *  *  *

Glosario:

Voyeur: mirón.

Hoshio 星追 ほしお el que persigue a una estrella (de nuevo inventando nombres, aunque quizás exista, no sé si será con estos kanji que escojí para mi personaje ^^)

LA AVENIDA DE LOS TRES IDIOTAS capítulo 3 FINAL (+18 años)

Estándar

CORBAN, JARA Y SAMUEL

Jara entró brusca, haciendo que la puerta golpeara las perchas de hierro que colgaban detrás.

_ Samuel.

No gritó pero el tono resultó más hiriente que si hubiera gritado.

Estaba furiosa. O más bien dolida. Samuel conocía bien a su hermana. Era una de esas personas que se hacen las fuertes cuando en realidad, no lo son. Reconocía aquella expresión: estaba al borde del llanto, pero no lloraría.

Llevaba, como siempre al llegar a casa, los zapatos en la mano, colgando de las tiras que solía atarse a los tobillos.

Femenina, hermosa, caprichosa, tierna, temperamental… ¿Cómo no sentirse frustrada? Él, que era un hombre, se había acostado con su novio.

Aunque Samuel no podía arrepentirse. Y volvería a hacerlo, sin importarle cuánto sufriera su hermana.

Jara respiraba cada vez con más dificultad, los ojos ardían, los labios temblaban.

Aquel Samuel conforme y dispuesto, le enfurecía.

_ ¡Maldita sea!- gritó lanzándole los zapatos con todas sus fuerzas.

Samuel escudó su rostro con ambos brazos, instintivamente.

Los tacones golpearon el hombro y una de sus manos, rebotando después, estampándose contra la estantería. Un par de libros cayeron boca abajo, dobladas las hojas como una baraja de cartas.

_ Lárgate de mi casa… ¡No quiero ver tu cara en mi vida! – tomó aire, el silencio de Samuel dolía- ¡Que te largues de una vez!

Ahora era Samuel quien quería llorar.

Al poner los pies en el suelo, dejando la cama revuelta a su espalda, vio las tapas de los libros caídos.

Eran libros infantiles, aquellos que solían leer juntos hacía apenas una década.

Algo tan tonto como un par de libros, hizo que un millón de sensaciones y recuerdos, revivieran en la mente de Samuel.

Jara siguió la mirada de Samuel, vio los libros, apretó los puños y dio media vuelta.

_ Voy a dar un paseo…Cuando vuelva no quiero verte aquí.

Samuel se quedó de pie junto a los libros hasta que escuchó la puerta de la calle cerrarse de un fuerte golpe.

* * *

Samuel se pasó la tarde caminando junto a la playa, en aquella larga avenida de grecas rosadas y beiges, de altísimas palmeras.

Sandalias y pantalones de bajos gastados, el cuello tostado por el sol y las manos en los bolsillos.

No tenía a dónde ir.

Era un hecho y no una de sus intuiciones, que de niño profetizaba medio en broma, dejando estupefactos a los mayores.

_ De mayor creo que seré indigente.

_ ¿Qué dices niño?

Se reían y todo quedaba en nada.

Recordando aquellas palabras, aquel Samuel pequeño, siempre pegado a su hermana, poco hablador, pero risueño…Le dio por sonreír tristemente, sin importarle cómo le miraba la gente al cruzarse con él. ¿Se acordaría Jara de sus predicciones infantiles?

Samuel estuvo mirando como anochecía, el viento se levantó, la piel se le enfrió.

No había casi nadie en las calles. Pensando, se le habían ido las horas. Y como tenía la costumbre de no llevar reloj, no tenía ni idea de en qué hora estaba.

Ni siquiera podía mirar a las estrellas: estaba muy nublado.

Sentado en uno de los bancos de piedra que miraban al mar, fijó sus ojos doloridos, frotados y secos, en el solitario, inmenso, terrorífico océano.

“¿Te da miedo el mar?” le preguntaba Jara cuando eran niños.

“Sí…Pero me gusta mucho. Es raro ¿verdad?” le respondía él.

“No es raro: lo que amas, lo que admiras, lo que deseas, suele asustar”

Nunca había entendido aquellas palabras.

Hasta ahora.

Hasta que Corban apareció, tomando el corazón de ambos, transformándolo todo.

Podía entender lo mucho que Corban se parecía al mar. Era un terrorífico, indescifrable, fuerte dios de pensamientos ocultos, como lo son las aguas más profundas, los abismos…

Le atraía y quería caminar hacia él, tocarle y ser tocado, a sabiendas de que aquello significaría su perdición.

Grandes gotas de lluvia cayeron aquí y allá: clap clap clap…Cada vez más fuerte, más deprisa, más espeso y violento el aguacero.

Samuel caminó sin prisas, dejando que la lluvia le empapara. Ya le importaba todo muy poco.

Los pies bailaban dentro de las sandalias. Resbaló y cayó sobre los codos en la empapada acera desierta.

_ Qué gilipollas…No sé si hay alguien más patético…- dijo en voz alta, arropada la voz por el rugido amable de las lluvias.

En la oscuridad, escuchó el sonido de unos pasos. Levantó la cara, llena de rasguños.

Corban, la cabeza cubierta con la capucha de la sudadera, las manos en los bolsillos, le miraba seriamente, casi inexpresivo. “O tal vez soy yo, que no acierto a ver con claridad…”

Samuel estaba calado hasta los huesos. No le dolía nada, pero notaba cómo se le entumecían los dedos de las manos y de los pies.

“Más patético imposible…” Intentó levantarse, chorreando, los cabellos pegados a la cara y los labios goteando agua de cielo.

La mano de Corban le sorprendió.

Se había inclinado, acariciándole la mejilla:

_ Qué piel más fría…

Samuel, a medio incorporar, se quedó inmóvil, en trance, con los ojos muy abiertos, mirando aquellos labios de los que siempre surgían palabras que terminaban confundiéndole.

_ Aún recuerdo lo caliente que estaba tu cuerpo aquella noche…

Le cogió del brazo y lo levantó.

Samuel suspiró, enjugando su cara en vano, con el brazo desnudo. Había salido en camiseta de manga corta y sandalias, sin un duro, sin bolsa ni pertenencias.

_ ¿Con las manos vacías?

_ Sí…Es que no necesito nada.

_ A no ser que te consideres muerto.

_ Podría ser.

Corban apartó los cabellos de la frente de Samuel. Estaba extraño. Aquella noche Corban parecía otra persona.

Como el cambiante mar, mostraba mil facetas.

_ ¿No preferirías…considerarte vivo por mí?

_ Y porqué iba a hacerlo por ti… -susurró levantando la mano lentamente hasta tocar los dedos de Corban.

_ Porque yo siempre consigo lo que quiero. Porque me da la gana.

_ Eres un egoísta.

_ Todos deberíais serlo.

Samuel temblaba, aunque no se daba cuenta. Sólo tenía ojos para Corban y su sensual voz, viril y deliciosamente adictiva.

Corban le atrajo hacia sí con un gesto ágil, tomándolo por la cintura.

Lo apretó contra sí, mirándole a los ojos, honesto:

_ Acuéstate conmigo, te calentaré…

_ ¿No tengo alternativa?

_ No la tienes…

Le besó, tomándose su tiempo, despacio al principio, apasionado, determinado, caliente al final, perdiendo los dos el ritmo de la respiración, debajo de la lluvia que ya cesaba.

_ ¡Eh! ¡Esos dos idiotas de ahí!

Jara les observaba a pocos metros, los brazos cruzados, el cabello mojado, muy rizado, echado hacia atrás.

Se acercó, con paso decidido.

Corban y Samuel estaban más que sorprendidos: no podían reaccionar. Aquello no se lo esperaban.

Corban la miró expectante y Samuel se pasó la mano por el pelo empapado, nervioso.

_ Dios los cría y ellos se juntan…- les dijo, los labios frambuesa y los ojos negros febriles, como salpicados por la lluvia apenas caída.

Alargó las manos, blancas, de largos dedos de pianista, sin anillos.

Tomó el brazo de uno y del otro y estiró de ellos.

_ Tres idiotas sin remedio… ¿serán menos idiotas si se juntan?

Corban la miraba con cierto orgullo, sonriendo pícaramente.

Samuel se agarró bien a la mano cálida de su hermana.

_ ¿Hacemos un trío? – le preguntó Corban.

_ Vete a la mierda, cerdo…Me has hecho una putada, págame unas copas…al menos.

Jara se puso en el medio de los dos y comenzó a caminar obligándoles a seguir su paso.

Faltaban todavía tres horas para el amanecer.

Aquellos tres idiotas desaparecieron avenida arriba: empapados, de manos vacías, pisando sobre los charcos.

Probablemente no lo sabía ninguno de los tres, ni lo creerían si se lo dijéramos. Que la historia que habían comenzado a escribir juntos, era una historia de amor.

EPÍLOGO

LA VOZ

Jara y Samuel convivían, pero la barrera entre ambos era impenetrable, irrompible.

Samuel iba y venía, a las clases, a la playa, a los pubs…Ella iba y venía, al trabajo, a la comprar, a los pubs.

Locales de música alta, humo y calor: la noche de verano en una ciudad de playa.

Los hermanos se cruzaban como se cruzan dos desconocidos. Jara seguía recordando la escena del instituto, a pesar de los años pasados. Era como si hubieran pasado apenas dos horas.

Una imagen vívida, un reflejo pertinaz en la niña de sus ojos.

Una madrugada de domingo Jara y Samuel llegaron al apartamento a la vez.

Subieron juntos en el ascensor.

Jara se miraba los dedos de los pies, incómoda.

Samuel se frotó los ojos y suspiró.

_ Me muero de sueño.

Jara le miró, recelosa. Podía ver en sus rasgos al hermano que tanto había admirado y querido. Por unos segundos, su ser volvió diez años atrás y con ella, la figura de su hermano de quince años.

La forma de llevar los pantalones, en la cadera, y las sandalias gastadas, le recordaron al Samuel de los veranos. Casi sonrió.

_ ¿Tú no tienes sueño? – le preguntó a Jara, con los ojos medio cerrados, enrojecidos.

_ Claro…Me voy a pasar el día durmiendo.

_ Pero primero desayunamos.

El ascensor dio una sacudida y se detuvo.

Entraron en el apartamento.

La luz lo invadía todo, los muebles blancos les daban la bienvenida, el olor a pan de molde y café adornaba la pequeña cocina. Lo último que habían comido la tarde anterior.

Así que…Las tensiones se rompen a pesar de los traumas, si se trataba de hermanos….” – pensó Jara dejando el bolso sobre el sofá.

Se tomaron el café juntos y Samuel se llevó la bolsa de magdalenas a la habitación, deshaciéndose de las sandalias mientras iba caminando, haciendo zigzag, somnoliento.

Jara se quedó un rato más, sentada en el alto taburete, mirando al vacío.

De repente, escuchó la puerta del ascensor y el tintineo de unas llaves.

El dueño de la voz” estaba allí.

Hablaba probablemente con alguien por el teléfono móvil.

Jara se levantó decidida.

No iba a quedarse toda la vida dudando, huyendo de aquella persona…Después de todo le atraía, aunque solo fuera una voz.

Abrió la puerta y la cerró tras de sí, dejando a Samuel durmiendo en su cuarto.

En el rellano de la escalera se encontró cara a cara con él.

_ Hace tiempo que escucho tu voz…Me gusta – le dijo Jara con una sonrisa.

_ Gracias…

_ ¿Tiene nombre…tu voz?

Él rió, divertido. Tenía un aire de impertinente, de vividor.

_ Corban…Corban es mi nombre.

Se acercó a ella, inclinándose lentamente.

Le besó muy cerca de los labios, en la comisura derecha.

Olía a mar, a olas y a arena.

Intimidaba, asustaba, ocultaba…Como las aguas de los océanos.

Como los mares de las sirenas, despertaba grandes deseos y alimentaba pasiones.

Jara creyó ver en aquellos ojos oscuros, el mismísimo rostro de la traición.

Pero se dejó llevar…Encantada por la voz de las náyades.

FIN

Yrene Yuhmi

2007 Junio

LA AVENIDA DE LOS TRES IDIOTAS capítulo 2 (+18 años)

Estándar

CORBAN Y SAMUEL

_ Quiero ser tu error, estaré dispuesto a asumir las consecuencias. Equivócate conmigo.

_ Me arrepentiré yo – dijo Corban aplastando el cigarrillo en la panza del cenicero- Pero eso no me preocupa tanto como… – se detuvo, vacilante, sin apartar la vista de sus ojos.

_ ¿Cómo qué?

_ Como el hecho de que te arrepientas tú.

_ ¿No quieres que me arrepienta?

Se incorporó, acercándose a él.

Le tomó de la barbilla e hizo el amago de besarle. Pero se paró a medio milímetro.

El aliento de ambos acarició la punta de la nariz y jugueteó en las mejillas.

_ Sabes que no te quiero.

_ Lo sé…

Los gritos y el jaleo de la fiesta llegaban molestos, desde la habitación de al lado. Como si fuera aquel otro un mundo ajeno, extraño; imposible poner el pie en él.

Corban tiró de su mano, arrastrándole hacia el porche.

Bajaron corriendo las escaleras de madera gastada por el aire y la sal, y descalzos, casi corrieron, aguzados por la excitación, sobre la arena ya fría, un tanto húmeda.

El mar estaba calmo y la luna manchaba de plata el negro de las aguas.

Dejaron atrás la casa, los amigos, la realidad.

Aquella noche de luna, eran cazadores de una fantasía.

Aun las manos cogidas, miraron el mar.

El silencio, la brisa salada y el hipnótico ir y venir de las aguas tenían la fuerza de una afrodisíaco.

Él soltó su mano de repente, empujándole, echándole sobre la blanca arena, muy cerca de la puntilla del mar, espuma de agua.

_ Dilo, dime que no. Apártame – le pidió Corban.

Samuel calló, el corazón alborozado, sintiendo el lecho de arena debajo de sus espaldas, aprisionadas por el golpeteo frenético de su corazón. Sus caras estaban tan cerca que creía iban a fundirse en una sola persona.

_ Es ahora o nunca – le dijo mientras separaba con el pie las rodillas del joven – Una vez empiece, por mucho que me digas que pare, no me detendré – su voz le dejaba en trance. Sólo podía mirarle los labios.

Levantó los brazos abarcando las anchas espaldas, sus dedos arrugando la camiseta.

Esa fue su única respuesta.

El agua se acercó un poco más, curiosa, mojándoles los pies. Pero la temperatura de los cuerpos era tan elevada que la frescura del mar no les molestó.

Al tiempo que el agua les empapaba, se besaron sin escrúpulos, sin esperas, sin miedos, desinhibidos, salvajes.

Lengua con lengua, comiéndose la boca, sonoramente, lamiendo, mordiendo, chupando. Los corazones latiendo a toda prisa, aferrándose al beso como la luna a la noche.

Sus labios eran como narcótico, su cuerpo una droga de efectos eternos.

Se tomaron un respiro tras aquel beso hambriento, cargado de lujuria.

Samuel rió, mirándole a los ojos, respirando a bocanadas.

_ ¿De qué te ríes?

_ Estoy nervioso…

_ Pues aún no hemos hecho nada… – susurró pícaro, los labios muy cerca de la oreja.

_ ¿Y mi hermana? …- murmuró esforzándose por no deshacerse en gemidos antes de tiempo, la cabeza echada hacia atrás, sin resuello, sintiendo como los dedos de él recorrían su pecho.

_ ¿Hmm? – él se concentraba en besar aquel cuello, largo y suave, ligeramente salado- ¿Por qué hablas de Jara ahora? ¿No es estúpido…a estas alturas? – le metió la mano en la entrepierna, bajando la goma de los pantalones.

_ Sí…es estúpido…- se pegó más a él, deseando perder todo raciocinio, olvidarlo todo, centrarse sólo en ellos dos y en aquel preciso momento.

Apurando el aire que restaba entre los dos, Corban lamió la línea que bajaba desde el lóbulo de la oreja hasta dónde reposaba la cadena de plata de la que colgaba una pequeña cruz.

_ Hazme olvidar…por favor hazme olvidar…

Sin darse cuenta, la angustia de los últimos días, la tonta sensación de felicidad que ahora le embargaba, tocando, palpando y besando…Todo terminó transformándose en lágrimas descontroladas.

Caliente su llanto, helados los cabellos, Samuel sollozaba metiendo la cara en el pecho de Corban.

_ ¿Qué pasa…?

_…

Samuel tragó saliva, cerrando los dedos sobre la camiseta, a ambos costados del torso de Corban.

_ Nada…- gimió Samuel, respirando hondo -…Nada…

_ Si lloras ahora… ¿qué harás después? – le dijo lamiendo el camino abierto por las lágrimas, mejillas abajo.

Las olas parecían querer unirse a ellos. Se crecían y hacían más ruido. La brisa levantaba bolsas en las camisetas.

Corban le había bajado el pantalón. Apretaba a manos llenas, la parte interna de los muslos. El tacto de la carne cálida, algo húmeda y vibrante, trémula, tierna, le puso a cien.

_ Corban…Te quiero…- Samuel buscaba sus ojos, su boca. Las manos se le iban solas acariciando aquel rostro de mandíbulas ligeramente anchas y ojos oscuros.

_ No digas eso…me cortas el rollo…- mordió en el hueco entre la clavícula y el hombro, ansioso. Podía sentir la sangre y el fuego agolparse abajo, en su entrepierna.

Su respiración jadeante asustaba a Samuel. Era como si estuviera en manos de una bestia presta a devorarlo.

Corban bajaba desde el pecho de Samuel hasta más abajo del ombligo, besando y mordiendo con cuidado, cada pequeño rincón de aquel cuerpo que no dejaba de estremecerse.

¿Cómo podía ser tan sensitivo, un cuerpo tan poco femenino, tan plano y recto?… El pulso seguía acelerándose. El calor subía.

Los cabellos de Corban le hacían cosquillas en el vientre. Corban besaba y palpaba con ternura los testículos, atento a las reacciones de Samuel.

Era más fácil de lo que pensaba, sabía perfectamente cómo hacer que sintiera placer.

Samuel podía ver el solemne cielo estrellado por encima de los hombros de Corban.

Los labios abiertos al aire del mar, Samuel cerraba los ojos de vez en cuando, soltando suspiros y gemidos, mientras Corban usaba su boca hasta hacer que se corriera.

Mirando al cielo, el pecho agitado, las manos calientes sujetándose a los hombros de Corban, no dejaba de repetirse, más desesperanzado que nunca:

“Qué alguien me lo de…Por favor. Que alguien lo haga mío. Ya que yo nunca seré capaz de lograrlo por mí mismo…”

Corban levantó las caderas de Samuel. El sonido de la cremallera bajando, los sonoros suspiros -casi gruñidos-, las manos grandes, bruscas, avisaban a Samuel de lo que iba a ocurrir en pocos segundos: el corazón se detuvo incierto, asfixiado durante un par de segundos.

Los dedos de Corban abriendo las tiernas paredes internas entre las nalgas, hicieron que Samuel diera un brinco, asustado. Forcejeó instintivamente.

Corban le sujetó con un violento movimiento, ansioso, mirando a ninguna parte con furia, concentrado en tomarle por la fuerza y satisfacerse.

_ ¡Corban…!

El mundo entero, la noche, la luna: eran latidos de su corazón. El único sonido, fuerte, omnipresente, terrorífico.

Respiraba como si estuviera ahogándose, gritaba sin saberlo, apartando a Corban con todas sus fuerzas.

Pero era en vano, no supo cuánto tiempo estuvo intentando rechazarle: sólo supo que el instante en que Corban le penetró, llegó por sorpresa, demasiado tarde, porque la expectación le pareció eterna; demasiado pronto, porque no podía creerse que aquello estuviera pasando de verdad…

Por mucho que lo hubiera imaginado, deseado…aquel Corban haciéndole el amor, las fuertes, dolorosas penetraciones, el agitado resuello, el sudor, el movimiento rítmico, sobre un caos de arena revuelta y mojada: todo era un mundo extraño, impredecible, algo inconcebible y raro.

El miembro duro de Corban le llenaba el cuerpo de calor, le abrasaba.

No tenía dónde cogerse, mas creyendo que acabaría partido, roto por el dolor, se aferraba al cuerpo de aquel que lo estaba destruyendo.

Su mente estaba en blanco, pensó que iba a perder el conocimiento. Entonces Corban lo obligó a montarle: de un rápido giro, sin retirar el pene, colocó a Samuel sobre sus caderas.

Samuel sintió una sacudida y gritó.

Corban sonrió endiabladamente, corriéndose dentro de aquel cuerpo fibroso y moreno por el sol de agosto.

Porque aquel último grito no había sido de dolor, sino de puro, loco, exagerado placer.

Samuel notaba como el miembro de Corban tocaba alguna extraña, desconocida fibra vibrante, deliciosa, dentro de sí.

Sus caderas comenzaron a moverse por sí solas, el cuerpo se abandonaba a un movimiento de balanceado demente, imparable.

Le montó mientras Corban apretaba con ambas manos las caderas del joven hacia abajo, apurando todo espacio entre los dos.

Arqueó la espalda Samuel, gimiendo, sudando, corriéndose sobre el vientre de Corban.

La imagen se recortaba sobre el mar, entre luces y sombras, por culpa de la luna curiosa.

Ninguno de los dos sabía que había alguien más en aquel pedazo de playa que ocultaba a duras penas su secreto sexo al anochecer.

Jara se dio la vuelta y regresó a la casa, a su supuesta fiesta de principio de vida en pareja…

Aquella escena se le quedó grabada a fuego. Repugnancia, odio y dolor marcaron la noche de su vida. De nuevo…

Por segunda vez, Samuel, le había vuelto a hacer daño.

SAMUEL

_Me pones mucho más que tu hermana.

Eso es lo que le había dicho Corban, aquella tarde en que coincidieron en el apartamento de Jara.

Hacía ya tres meses que Jara y Corban salían juntos.

Samuel no podía negar que le gustaba Corban, aunque claro, tampoco podía confesarlo.

Se limitaba a observarle, disimuladamente, no poco celoso de su hermana.

“Soy de lo peor…” solía pensar, acongojado por la culpabilidad.

Cada vez que descubría a Corban abrazando a Jara, las manos grandes, de dedos largos, bordando la espalda de ella, los besos largos, las risas compartidas…Se le rompía el alma.

Él era sólo un patético observador…

¿Cómo iba a imaginar nunca que de hecho estaba siendo observado?

_ Voy a cambiarme, ¿quieres café? – Jara cogía los zapatos por las tiras, y corría descalza hasta la habitación. Samuel leía una revista sentado en cuclillas sobre el sofá – Samuel, ponle un café con hielo, está preparado.

Su hermano no contestó. Se había puesto rojo hasta las orejas. Se lo pensó mucho antes de levantarse para servirle en café. “¿No podía hacerlo él solito?”

Corban fumaba sentado en un taburete alto, cerca del balcón. Era un tipo pagado de sí mismo, pero con razones. Uno de esos tíos que parecen tenerlo todo, envidiables, determinados, sin complejos. Su mirada ausente parecía decir “el mundo me aburre, porque estoy por encima de todo ésto…”

Samuel dejó caer los cubitos de hielo en el aromado líquido oscuro.

Le sudaban las manos.

No sabía que desde su taburete, Corban le estaba mirando las espaldas y el trasero, dejando colgar el cigarrillo de su labio inferior.

Los cabellos castaños de Samuel, se arremolinaban traviesos en la nuca.

Cuando se dio la vuelta, le sorprendió enormemente la expresión libidinosa de Corban. Le estaba desnudando con la mirada. Los ojos le brillaban como nunca.

Se reparó un tanto, con el rabillo del ojo buscó a su hermana, que debía de ser la única dueña de aquella mirada.

Pero podía escuchar a Jara cantando en voz baja en su habitación, probablemente, probándose ropa.

Estaban los dos solos.

La cucharilla osciló en el platito, que sujetaba a duras penas con sus entorpecidos dedos.

Tragó saliva, asustado de sí mismo. De meter la pata, derramar el café, hacer el ridículo… ¿Desde cuando actuaba como un adolescente inseguro? Ya tenía veinticinco años…

Corban sonrió por lo bajo. Samuel frunció el ceño. “Vaya actitud… ¿se ríe de mi?”

Le tendió la taza de café:

_ Aquí tienes…

Corban estiró de aquella mano, de muñeca demasiado pequeña, fácil de quebrar. Se derramó el café y la taza rodó dos pasos más allá, hasta chocar contra las patas de una silla.

_ ¿Qué coño haces?

Corban sujetaba la muñeca, atrayendo hacia él al nervioso joven.

_ Ya lo limpiarás después…Ahora hazme un poco de compañía.

Samuel estaba paralizado. Unos centímetros más y podría haber tocado el pecho ancho, fuerte, de Corban.

_ Estás loco… – dijo evitando mirar hacia aquellos ojos grandes y almendrados, de lobo hambriento.

_ ¿Tienes miedo?

Se reía de él.

A pesar de lo mucho que le atraía, aquello era humillante.

Enfurecido, le apartó de un manotazo y se marchó, cruzándose con Jara camino de su habitación.

_ ¿Qué ha pasado? – preguntó ella, ocupada en ponerse uno de los pendientes.

_ Nada…Le he tomado el pelo y se me ha enfadado. ¿Nos vamos?

Jara, por un segundo, le miró seria, amargamente. Echó una ojeada rápida a la mancha de café y a la taza. Los cubitos de hielo se habían derretido ya, formando un par de charquitos aquí y allá.

Sin decir nada se dirigió hacia la puerta, cogiendo las llaves del coche de la mesilla del recibidor.

Corban la cogió por detrás, sujetándola por la cintura.

_ ¿Algo por lo que te sientas culpable, Corban?

Su voz sonó dolida y seca.

_ Nada. Nada en absoluto.

Pasó la mano por la nalga, prieta y vestida con aquella falda corta de tela viscosa.

Por supuesto que Jara lo sabía. Todo: sobre su hermano y sobre su novio.

Pero no tenía opción: o le exigía y le perdía, o se conformaba y le tenía.

Todo para él, era cuestión de placer, carne y sexo.

Nada que ver con el amor.

…Probablemente…

Pero a ella, le bastaba y sobraba.