Archivo de la categoría: cuentos

Cómo conocí a mi madre

Estándar

imageSe acercaban los ochenta poco a poco, teníamos constitución, Franco por fin (lo que tardó) había muerto y se llevaban los pantalones de campana y las patillas largas.

Mi madre había tenido un amago de aborto a los tres meses, volvía con su madre del médico, asustada tras haber manchado, y rígida por luchar contra el traqueteo de los duros asientos de madera del autobús.

_ Las 48 horas siguientes son cruciales, si se acomoda el feto, y no señala usted más entonces bien. Pero debe hace reposo absoluto durante un par de meses. De esta forma puede que no lo pierda…Le pondremos también unas inyecciones.

Mi madre lloraba, tan desconsoladamente, y aún así, tan decidida a tener al bebé y a tomarse el reposo muy seriamente. Y estamos hablando de una mujer hiperactiva…

Una vecina, dependienta de una zapatería a la que iban mi madre y mi abuela, tuvo el mismo amago de aborto y se le dieron las mismas instrucciones, pero ella decidió no hacer reposo absoluto.

Pocos días después en el autobús se encontró con mi abuela:
_¿Ya vas a trabajar? -le preguntó extrañada a la muchacha.
_Yo no tengo intención de estar tanto tiempo en cama- le respondió con ligereza_…
Lo que tenga que ser será. Si no lo tengo pues nada.

Y nada fue, porque lo perdió. Al destino también se le pueden dar empujones para ir hacia un lado o hacia otro.

Con paciencia y sumo cuidado, pasaron los meses, uno tras otro, y llegó el día en que las contracciones se dieron a conocer, poco a poco durante los quehaceres rutinarios, sin apenas saber que ya estaba a punto de llegar el bebé.

El 22 de diciembre, mi madre tenía apenas 22 años, y unos tres meses. Acurrucada en el sofá blanco de nuestro primer hogar, envuelta en su mantita, algo pachucha, veía “Mujercitas” en la televisión.

La de Lis Taylor, de la que recuerdo su carita de muñeca observando junto a sus hermanas, alguna escena desde detrás de los barrotes de la victoriana escalera.

Las contracciones no le impidieron disfrutar de la película, hizo la cena, llegó mi padre, se fueron a dormir y las contracciones seguían por supuesto, su ritmo…
Ya muy tarde y con el calor de la camita, el parto decía no poder esperar más.

_ ¿ Pero tú ya estás segura?

¡La pregunta del siglo! Os diréis: como en una película de Alfredo Landa y Gracita Morales…sólo la ingenuidad y calma infinita de mi padre podía perder el tiempo en tal pregunta en un momento tan obvio.

Mi madre no le contestó, cogía su manta color dorado, de piel terciopelo y se volvía al sofá buscando lo imposible, encontrarse mejor, y pensando que al día siguiente tenía visita en el ginecólogo.
A las dos de la madrugada le dijo por fin a mi padre:
_Vámonos que me encuentro muy mal.

Y así partieron, pasando primero por casa de mi abuela materna, a buscarla por supuesto. Siempre juntas, madre e hija. Como después tendríamos mi madre y yo…¡Qué lazo tan irrompible, generacional y extrañamente mágico..!

Llegando al hospital, una luna inmensa roja, iluminaba el horizonte. Más tarde supe que había eclipse de luna, algo bastante peculiar. En este punto no sé si decir, que la luna eclipsada iba a darnos buena o mala suerte. La cuestión es que por lo que me explica siempre mi madre, con tanto detalle cómo le es característico, es que era muy hermosa, redonda, gigantesca…

Al pasar el puente del río parecía asomarse a verse reflejada en las aguas, luna coqueta.

El edificio estaba recién terminado, acabado de inaugurar, todo para estrenar, impecable como el ajuar de uno de los tantos y tantos bebés que iba a cobijar durante y tras tantos y tantos alumbramientos.

La dejaron sola, sin poder ver a nadie, durante bastante tiempo, lo suficiente para creer que llevaba una eternidad, entre contracción y contracción cada vez más dolorosas.
El papel pintado de la habitación tenía un estampado de florecitas que siguió con la mirada, contando, buscando, mirando cada forma, cada rinconcito, cada puntito…
¿Qué otra distracción iba a tener, una jovencita primeriza, con miedo, con dolor y completamente sola?

Seguramente pensó: ¡ay si estuviera Mamá aquí! ¡Ay, si estuviera Papá aquí!
Pensaría también en el futuro padre, en sus hermanos…hasta que de vez en cuando aparecería una mujer de más que austera expresión para ver cómo avanzaba el asunto, mirando le decía:
_No has dilatado nada.

Mi padre y mi abuela estaban abajo, en la sala de espera, por las estrictas normas del recién estrenado hospital.
Mi abuela contaba después, mi yerno ahí tan tranquilo, leyendo una revista, y yo ¡con unos nervios…!

Qué frío tenía mi madre en aquella habitación…
Imagino el cierto alivio y a la par miedo al ver que entró el médico para anunciarle?
_No dilatas, tendremos que sacarlo con ventosa…Debemos anestesiarte.

Después resultó que lo que se utilizó no fue la ventosa si no los prohibidos fórceps. Milagrosamente, las dos salimos ilesas.

La comadrona escuchaba al bebé con una trompetilla con lo ancho pegado contra la barriga, para escuchar los latidos del pequeño corazón. Como se escuchaban bien, sabían que vivía pero no estaban seguros de lo que podía pasarle…incluso a los ocho meses de embarazo le hicieron a mi madre una radiografía, cosa impensable hoy día y en aquel tiempo, unos treinta años atrás, tampoco creo que fuera muy corriente…

Por lo visto yo estaba colocada de cara, vamos, que “de cara” al mundo venía, sin ocultar nada, con una curiosidad tremenda que me impulsaba a meter mis narices en cualquiera cosa que captara mi interés. Y así hasta día de hoy…

Mi madre solo preguntaba :
_ ¿El bebé está bien?

En esos tiempos no se sabía si era niño o niña hasta que nacía. La sorpresa estaba garantizada.

Cuando nací mi madre estaba dormida bajos los efectos de la anestesia, a la cual, con el tiempo hemos llegado a saber, tiene problemas graves.

El señor M. celador, era un hombre alto, muy alto, y de ancho cuerpo, fuertote, con el pelo cano.

Él fue el que vio todo lo que no vio mi madre, y también quien la llevó a la habitación donde yo bebé, la esperaba sola, y ¡seguro que lo hacía con muchas ansias!

_Ay niña, no sabes lo mal que has estado -le dijo el celador a mi madre- has estado más allí que acá. Echabas espuma por la boca.

Mi madre se sorprendió, aún entumecida, adormecida, extraña con todo lo acaecido.
Sí sabía que había estado preguntando a las enfermeras la misma pregunta cada tantos minutos, en un extraño bucle causado por la anestesia.

_¿Qué ha sido niño o niña? ¿Está bien?
_ Ha sido niña, ¡niña! -le decían las enfermeras, hastiadas con la cuestión – si te lo acabo de decir…Y está muy bien.

Se miraban entre ellas, cómplices, con sus gajes del oficio, como diciendo ¡ay que cruz! Pero siguiendo respondiéndole las veces que fue necesario.

Las primeras navidades las pasamos juntas las dos, solas. Como tantas otras cosas hemos vivido y como hasta ahora vivimos las dos, como gemelas, como un alma en dos, inseparables. Como Almodovar con su madre, como Antonio Machado con su madre, como J.M Barrie con su madre…como muchos de vosotros con vuestras madres, seguramente, porque creo que este lazo no es tan extraño como se cuenta…

Hace un año casi que falleció mi abuela materna, la lela, nuestra lela…cuando me vio por primera vez, y ante unos ojos tan rasgados como yo tenía siendo recién nacida, dijo con esa eterna sonrisa suya:
_¡Qué bien se va a hacer la raya del ojo!

Ahora pienso, desearía, poder estar en ese momento para verles a todos juntos, no por mi, si no por ver sus caras, sus reacciones, su sorpresa, su alegría, su inquietud…vivirlo con ellos como adulta, como sólo he podido imaginar a partir de lo que todos ellos me han contado.

Recuerdos tengo muchos sí, pero se echan de menos los abrazos, los besos y las sonrisas, las charlas, “¿te echo más leche en el café?” “Qué buenos están estos pestiños…” “Mira qué bien huelen las violetas este año”

Unos vienen otros se van, así es la vida decimos. Pero ¿de verdad nos lo creemos? ¿Nos hemos acostumbrado a ello?

Un cumpleaños es la historia de un parto vivido por muchas personas de repente unidas por la vida, otras unidas desde lejanas generaciones…es la historia de una historia que comienza a terminarse, y mientras va terminando, va comenzando a entenderse poco a poco, comenzando a buscar otro comienzo.

Gracias a tod@s por celebrar este cumpleaños conmigo, no soy merecedora de tan increíbles, estupendas amistades.

Gracias mami por parirme, porque así te conocí, conocí a mi padre, a mis hermanos, a mis abuelos, a mi familia…y conocí la vida, con todo lo que conocerla conlleva.
Pero contigo, no hay nada que no se pueda sobrellevar…
Siempre juntas…mi único deseo.

Yrene Yuhmi

Primer Domingo de Mayo 2016

 

Enlace

 

It’s soooo so very cold outside, in Spain!!! I think I am gotta go Frozen “Let it go!” ^_^),,

I hope everybody is having a more or less pleasant Winter time…Let’s Hope for a great

Spring and better Year of the Sheep (=^0^=) A year of Peace and Harmony.

I found a trying of translation on my laptop, from so much time ago. It’s from my novel Armend y Liend.

My English was so bad I am so very sorry -_-)

Anyway I attach the file here, feel free to read it, it’s short, not even 20 pages! but remember it’s

erotic and the pairing is man & man (YAOI)

Here is the link to the doc. ^_- Enjoy!!^///^

clicky!

Liend’s wings

or

http://www.mediafire.com/view/nh0vwugt22v532u/Liend's_wings.doc

 

Yyuhmi

NÉCTAR DEL DESIERTO- FANFIC KUROGANE X FAY (TSUBASA RESERVOIR CHRONICLE)

Estándar

Hace bastante tiempo que escribí este fanfic para una amiga muy especial ^_^)

Os dejo el doc de word para que lo leáis si os apetece un cuento corto, erótico, no apto para

menore de 18 años!!! (sobretodo atención a este punto) y tampoco apto para homófobos o cualquier

persona que se sienta incómoda con escenas de amor gay.

Al final hay un pequeño plus, en tono de humor en el que veremos como Syaoran está a punto de

quitarle el puesto a Kurogane en lo que concierne a Fay ^^,,,

Espero que os guste m(_ _)m

Kurogane x Fay fic Gisel cumpl

(cliquad y “guardar el link como” lo podéis leer cómodamente en vuestro PC. Si tenéis problemas, dejad un comentario y lo subiré completo en el post ^_-)

Gracias por pasaros por aquí,

Itsumo doumo arigatou!

Yyuhmi

*Shiro-manjuu 白、しろ、饅頭、まんじゅう: el manjuu es un pastelito redondo y dulce, receta japonesa. En este caso como se refiere a Mokona que es un ser blanco,redondo y gracioso con largas orejas de conejo, le llama shiro, que significa blanco)

y un poco de Fanart kurofaysu-chan

Especial San VALENTIN de Armend y Liend, universo paralelo.

Estándar

Para tod@s mis querid@s lector@s, un feliz y soleado SAN VALENTÍN, y que el amor triunfe! No importe ni dónde ni cómo ni por qué, ni con quién ni cuándo, sólo importe lo que sientas y hagas sentir.

El camino de Ji Lee Won

En un pueblo de la sierra más hermosa de las tierras del Sur, acababan de asentarse los soldados venidos del desierto, bajo el ala de la banda sublevada: el partido nacionalista.

Las mujeres pasaban ante ellos deprisa y sin mirar, sintiendo temblar las rodillas y el corazón. Los niños observaban desde sus escondrijos, ventanas y portezuelas, los impecables y atrayentes uniformes de aquellos hombres de tez morena y ojos oscuros.

 Armend Moon, llegaba a caballo de Aracena, oculto un libro en la pechera, clavando una mirada firme sobre el par de militares apostados justo a la entrada del pueblo, pasado el puente de los Sarmientos.

_ ¿Qué llevas ahí? – Escupió uno de los soldados, apretando la culata del fusil contra los serones.

_ Mercancía para el comercio – respondió secamente, sin apartar la mirada – Medicación y otros remedios. Vengo de Mitenas*, ya sabe – se detuvo un tanto, como si se regocijara de antemano por lo que iba a decir – el pueblo que ha sido devastado por la tuberculosis.

El soldado se echó hacia atrás en un impulso, e hizo un gesto para que siguiera. Armend espoleó su caballo, chasqueando la lengua.

Armend encontró a Liend como de costumbre, sentado sobre una caja leyendo a escondidas uno de los libros que él le había prestado.

Se sobresaltó al sentir a alguien tras él, soltando el libro inmediatamente.

_ ¡Armend! Me has asustado…- se sonrió levantándose. No podía ocultar su alegría al verle.

Armend recogió el libro y miró la gastada tapa. “El camino de los valientes” de un tal Ji Lee Woon.

_ ¿Te gusta?

Liend asintió entusiasmado. Era un muchacho delgado pero fibroso, con una extraña belleza que atraía a hombres y a mujeres por igual. Sus cabellos eran del color del azafrán y sus ojos verdes estaban cargados de inocencia y curiosidad.

_ ¿Traes más?

_ Pues claro, ¿cuándo te he fallado yo? – Sacó el libro que llevaba escondido en el pecho y se lo ofreció.

Liend apartó la mirada un tanto sofocado. No sabía por qué razón, pero aunque conocía a Armend desde que eran niños, últimamente su cuerpo ardía con sólo escuchar su voz, sentir su aliento o mirar sus manos.Ese libro había estado pegado a su piel…

Armend era consciente de todo ello. Al principio le parecía adorable: el muchacho del comercio, el jovencito más guapo del pueblo… Pero poco a poco, mientras intercambiaban libros que Armend traía de las grandes ciudades en sus idas y venidas como proveedor, comenzó a verle con otros ojos…El deseo y el hambre por él aumentaban a la par que los levantamientos y bombardeos en todo el país.

Liend miraba aquel libro como quien observa un tesoro.

Armend no pudo remediar levantarle la barbilla para besarle. Cuando se quiso dar cuenta, ambos se encontraron abrazados, sorprendidos y con los corazones latiendo como tambores enloquecidos.

 No pasaba semana sin que Armend le visitara, dejando a su caballo atado junto al portal de la tienda, señal para el pueblo de que el proveedor había llegado, para ellos símbolo del amor que se cocía a fuego fuerte y avivado en aquel viejo y pequeño comercio.

Llegó el verano, y Armend, de repente, desapareció. Liend no hacía otra cosa que esperarle sentado tras el mostrador, con la mirada hundida en una profunda tristeza que oscurecía sus ojos de oliva.

La gente decía que estaba muriendo de pena por la soledad. Después de todo hacía sólo un par de años que se había quedado huérfano…

Las lenguas iban algo desencaminadas pero era muy cierto que si Armend no regresaba, Liend moriría de pena.

Un mañana no soportó más la angustia de no saber de él y decidió ir con los de la matanza a Aracena, a ver si en las listas de desaparecidos o muertos, encontraba por desgracia el nombre de Armend.

Llevó metido en el pecho el último libro que le había dado, el cual había llevado también contra el corazón Armend, para pasar las guardias de tantos cruces, caminos y puentes, como el que daba paso al pueblo serrano.

La ciudad estaba en plena ebullición: camiones de prisioneros, carretillas y carretas con panes y quesos para el ejército, mujeres cargando con niños que lloraban de hambre y soldados que lanzaban risotadas al ver pasar a las niñeras de señores de alta alcurnia, con sus faldas rodilleras y rebecas color pastel.

 En las listas no encontró nada…Liend se llevó la mano al pecho y contuvo un suspiro.

El libro era como un talismán para él…

De repente, su vista dio con el nombre: Armend Moon. Se sofocó tanto que creyó desfallecer. Estaba en la lista de los oficiales al cargo en la ciudad.

 No podía creerlo…¿Por qué? Armend nunca estuvo a favor del partido nacional…Sólo por llevar uno de aquellos libros encima, podría haber sido fusilado.

Liend se dio la vuelta rápidamente y corrió en dirección a la calle principal, en busca de un carro que le llevara de nuevo al pueblo.

La confusión y la angustia se hicieron con el mando de su cuerpo, se topaba contra todo el mundo, no podía ver hacia dónde le llevaban los pasos y sentía que le faltaba el aire. Chocó contra un grupo de hombres que le hicieron caer con estrépito, llenándose el caldeado aire de tierra y bosta de caballos.

El libro saltó de su pecho y fue a parar a pies de uno de los hombres. Llevaba botas altas de militar.

_ Un libro prohibido…Vaya con el señorito, ¡Ven acá! -lo sujetó del brazo y tiró de él con tal fuerza que le fue imposible desasirse.

_ Pero, espere un momento…¡Yo no he hecho nada! – trató de defenderse en vano Liend, por lo que recibió un buen golpe que le dejó aturdido y mareado.

Le llevaron a rastras hasta el cuartel general y lo dejaron atado a una silla, en una habitación escueta en detalles, excepto un cuadro del dictador, observando desde la pared lo que nunca se contaría, lo que sucedió sin tener por qué y lo que debió haber sucedido.

Liend no dejaba de pensar en Armend…Le dolía el brazo, la espalda y el mentón, la sangre manaba de una brecha que acababan de abrirle a golpes durante un eterno interrogatorio de pesadilla.

Comenzaban a fallarle las fuerzas al militar que le custodiaba, por lo cual tuvo un momento de respiro. Cerró los ojos. Pensó en que ya no había salida, ni tenía la necesidad de ansiarla, si no podía estar con Armend, como antes, en el pueblo, sin miedos ni jerarquías, ni ideologías ni banderas. Sólo ellos dos, piel con piel, amándose…

Entonces, sintió el aroma de Armend acariciándole suavemente las mejillas. Debía de estar delirando…Abrió lentamente los ojos y le vio, de pie, frente a él, vestido de uniforme, pero con sus ojos ardientes y amables, con la mirada de siempre, clavada en él.

_ Armend…

Se agachó y le desató, murmurando maldiciones por haberle hecho tales heridas. Acarició aquel labio partido, aquel mentón ensangrentado, y con el alma rota descanso sobre él, con un abrazo fuerte, deseado, impaciente.

_ Perdóname Liend…No pude avisarte. Me vinieron a buscar y no tuve alternativa. No quería morir sin volverte a ver…- su voz sonaba entrecortada. Liend nunca había visto a un Armend tan vulnerable. Tuvo la enorme necesidad de protegerle. Le devolvió el abrazo, y así se quedaron los dos durante un instante que les pareció mucho para ser tan corto, y poco para ser tan bello.

_ ¡¿Qué coño pasa aquí?!

Sobresaltados, se encontraron con que dos de los soldados habían irrumpido en el cuarto, apuntándoles con los fusiles.

_ Cabo Moon, es usted un traidor, va a tener que darnos muchas explicaciones – subrayó estas dos últimas palabras el soldado que hacía poco había estado apaleando a Liend.

_ Véte al infierno – masculló Armend, interponiéndose entre Liend y las bocas de las armas.

_ ¡¿Qué acabas de decir, maldito hijo de puta?!

Armend levantó la mirada, apretando los puños y los dientes con todas sus fuerzas, dispuesto a matar y morir para salvar a Liend.

En ese instante tembló todo. Parecía que el mundo acababa de explotar sobre ellos, dejándoles sordos, apretados contra pedazos de pared y hierros, asfixiados por las bocanadas de pólvora y tierra que acaba de lanzar un bombardeo sobre la ciudad.

Poco a poco, Armend comenzó a escuchar un mínimo susurro, que aumentó hasta convertirse en la realidad que reinaba por doquier: un tumulto de llantos y gritos, sangre y confusión.

 Se incorporó mareado, dolorido, buscando a Liend, apartándose de la cara el polvo que le cubría hasta las pestañas.

_ Liend…

El joven estaba a su lado, tosiendo y frotándose la cara. Suspiró aliviado y se dispuso a ayudarle, cuando vio una enorme herida en su espalda.

_ Armend…Me duele el pecho…

_ No te muevas – Armend retuvo la respiración, tratando de calmarse, mientras se quitaba la chaqueta del uniforme y hacía jirones su camisa.

Metralla” reconoció la herida, sudando, con el corazón en un puño.

_ No te preocupes, no es nada. Te pondrás bien…

Liend tosió, lo cual le hizo gemir de dolor. Armend detuvo la hemorragia y le colocó la chaqueta por encima, ayudándole a incorporarse.

En el suelo, a un par de pasos de ambos, uno de los soldados, cuyas piernas estaban atrapadas bajo los escombros, alargaba la mano, agarrotada y temblorosa, para coger su arma.

 Armend se hizo con ella antes de que pudiera siquiera pestañear. El soldado, con un hilo de sangre dibujando una ese en su barbilla, levantó los ojos, enturbiados, y con desprecio dijo:

_ Has traicionado a tu patria…Escoria como tú sólo mancha nuestra bandera…

Armend, sujetando a Liend con fuerza, le miraba sin inmutarse, fiero y determinado.

_ Para mi no hay patria ni bandera que valga más que mis sentimientos.

 Liend le miró, respirando de forma entrecortada por el dolor: aquel hombre que adoraba leer, y que proveía de diversas mercancías a los comercios o cortijos a lomos de un caballo árabe, era para él, más importante que su propia vida. El mundo se partía en mil y sin embargo, no le importaba lo más mínimo…Sólo ÉL.

 Salieron despacio, esquivando cuerpos y pedazos de paredes y astillas, apoyados el uno en el otro, buscando una salida, una liberación.

 _ ¡A la Raya! ¡A la Raya! – gritaba un hombre de mediana edad, gorra oscura y camisa vieja desde su carro, cargado con sacas de pan acabado de robar de las disposiciones del derruido cuartel.

Armend y Liend, subieron y se sentaron entre los bultos de arpillera, junto con un par de muchachas que sollozaban abrazadas, cubiertas de polvo y sangre.

Liend se apretó a Armend, aliviado por el calor de su piel, y cerró los ojos.

Sintió como, durante todo el camino a la frontera, le acariciaba los cabellos susurrando una y otra vez.

Te quiero más que a nada…Te quiero más que a nadie…

Tal que una nana cantada desde el corazón, las palabras se metieron en su pecho con sigilo, formando un relicario de pasiones, un amuleto que sería indestructible, al paso del tiempo, a las guerras, a los odios, a las burlas…

 _ ¡Joven! – el hombre que guiaba el carro le lanzó una cantimplora- dele de beber al muchacho, que esa es una buena herida. Ustedes también señoritas, beban, que han llorado tanto que no les debe quedar una gota ni para mojarse los labios.

 El carro fue guiado hasta el pueblo fronterizo de la Raya, entre el vaivén del camino y las palabras de coraje del guía, que apostaba por un médico de muy buena mano en el lugar.

 Liend sacó de su pecho el libro, y se lo entregó a Armend.

Tenía parte de las hojas dobladas y la cubierta estaba rota. Semejaba un pajarillo aplastado.

 _ Me ha guiado hasta a ti…

Armend sonrió, cogiéndole la mano, caliente por la fiebre y el dolor. Asintió sin hablar, apretando aquella mano que tantas veces había besado, olido y acariciado, en el trastero de la tienda del pueblo, entre cajas de conservas y frutas puestas a secar.

 _ Volveremos a estar como antes – le prometió Armend en un susurro- Te lo prometo…

 Liend sonrió, cansado pero seguro, sintiéndose mecido por las nuevas circunstancias y aquel camino que se abría frente a ellos.

Tengo los ojos puestos en ti,

tienes los ojos puestos en mi.

No hay camino para el cobarde,

ni salida para el perdedor.

Sólo tenemos camino los valientes,

aquellos que luchan y creen en el Amor”

Ji Lee Woon*

FIN

YRENE YUHMI 2014, SAN VALENTÍN

 Armend y Liend 3 2013  color

*Lugar inventado.

*Personaje y libro, inventados.

Recordad que podéis descargarlo aquí, junto con más inéditos Yaoi 😉

http://www.4shared.com/folder/wpY2qliY/Novela_Gay_Armend_y_Liend.html

ABRAZOS ^_^

Yyuhmi

Updating information! Important!

Estándar

It’s been a while!! how are you my friend? I am amazed how good and effective can be a comment, a word of encouragement from my readers…I am touched…

Even thought my Health is not the best, I can’t and don’t want to complain! But, sometimes, I try to imagine how Life could be being healthy, without a disease… How it feels to be OK all time? I don’t know…

I hope and pray God gives us power to find a cure, not only for CF, but also for all the rare diseases that are making suffer and die amazing, wonderful people, like my dear friend Lezly Hodge, who passed away on 2012, being 21 years old.

I am a person who fights til the very end, specially when it comes to achieve dreams and goals. Sometimes I am very down, that’s right, and Mom knows it the best! *sweat drop* sorry MOM!! But I don’t give up easily…I dream to much, and this can be a problem!! because daydreaming can be dangerous: Life is not Pink colored!

I am also a person who loves to go against the crowd. And a person who can’t stand any way of discrimination! that is why I wrote and published Armend y Liend.

This novel is really important for me, not only because of the theme, also because of the time it was wrote and published. I had survived to the worst nightmare on Vall d’Hebrón Hospital, in Barcelona city. I knew I had Cystic Fibrosis, but I felt again the taste of being more alive than dead. I discovered Internet, I could learn Japanese and also read a lot of Yaoi 😉

It was a time to create and to imagine a different World, peace and Love flag’s carrying World.

So then, I opened a blog, the old blog Armend y Liend at blogspot has been erased!! I don’t know why, but it’s a pity…There were writings and drawings and, more important, very precious comments from my readers!

Let’s do that, I will begin here from scratch! ^_-)b

First of all, here you are the folder with all my writings and other stuff, so you can download it and enjoy it anytime! ^3^)

http://www.4shared.com/folder/wpY2qliY/Novela_Gay_Armend_y_Liend.html

password: tanpopotohimawari

This year, on April 23th, if I am OK, I will publish a doujinshi book compilation, Kyou Kara Maou!, Naruto, Tiger and Bunny, Peace Maker Kurogane, Saint Beast, One Piece and others ^^)b

And of course, I am working on Armend y Liend III and its illustration book…My…I must do my best! and not collapse! LOL

Chibi version of Armend y Liend, dedicated to my readers, specially Lourdes and Jenny!Image

THANK YOU FOR EVERYTHING!!!! hugs and love!

Letters to nowhere (Cartas a Ninguna parte, mis memorias)

Estándar

This is an original writing, unpublished book I wrote from 1999 to 2001. When I was so sick and without a treatment and furthermore, without doctors support…Later I had the diagnosis, it was a hard to deal, painful part of my life and my family’s life too, during more than 10 years I had no idea I suffered because of a genetic disease called Cystic Fibrosis.

So then, lately I began to read again what I wrote back then…It hurts a bit but I want to share it. I tried to translate it to english so it’s very bad and I’m sure I need a proofreader ^_^;;;

It’s a long book, so I’ll be sharing it chapter by day more or less! thanks so much for your caring, support and love! it makes me keep my fight on! 😉

Letters to no where

Living imprisoned in this century is a true punishment for me.
If I least I would see the light some decades ago…But no, I was born on 1976. And I did it in the middle of Xmas,
like I wanted to annoy. With the cold, hand by hand with December and in a just opened new hospital.
My mother says to me that the labor contractions began after lunch, watching “Little Women”.
I read the book so many times when I was little.

Spanish original
I grew up with Verne, Mary-Louise Aboltt, Michael Ende, Saint Eixupéry, Dumas, Harriet Beecher-Stowe, Edmono di Amicis,
Dickens, Eleanor H. Porter, Gerald Durrell, C.S. Lewis, Dahpne du Marrier, Agatha Christie
I liked to go to School, my parents were fabulous, I had siblings to whom I drag to my fantasies and we spend  the weekends in the country-side.
Yes, I had a wonderful childhood. Perfect.
But who minds?
Only to us. Only to me.

All the memories are  to me essential to subsist. I had them tattooed around all my body and, even If I wanted to, it will be impossible to make rid of them.
The good ones because I need them, the bad ones because they are just a few but very insistent.
Damn odds and ends of human diversity… Naivety, pain, hatred, remorse, love.
And an endless multitude of words from I truly unknown the meaning.
I will never understand myself completely. How many times I tried, and I just get lost in the way.
And it is useless to try to explain rationally what is absurd and incoherent. And that is what I am myself.

My life is an absolute chaos. I mean about this agitation I feel here inside, within my head.
I wish I was born, like you, on that end of the century from I constantly drank, hand by hand with Tolstoy, Austen, Baroja, Chekhov…
It’s the World about what I only can know that  musty,  rancid black and white photographs, with Sunday-best dressed gentlemen and Ladies sitting quietly, holing a book in their hands.
Ana Karenina appears to me beautiful, hieratic and consumed for the passion, next to the train tracks, the train that every Sunday took to the capital.
I can see her now too.
She wears a pretty coat, fur cuffs, carrying case. And her curly hair,

the same that Madame Recámier, who David painted in the middle of an austere ambient in what she shined  with an incredible unhelpful the frivolous Victorian gem.

Before I close my eyes when the day ends, after talking alone with God, the images of my reality come like in a movie by Porter or Griffith.
A train heist, heroic telegraphers, naive loves, cheeks rubbing…
I guess It was so hard for you*, to lose so soon the person you loved the most. If it’s of any consolation, I can only say that when I don’t feel well, I take refuge in your tales.
And I’m not a kid (I think). Your talkative animals, I know them from long time ago, believe me! so much before I discovered you. It was when I was a kid.

I was that kind of brat who grows up in a world just created for her, that is: without defects.
I live in The Guadiana, is a country-side house with a big piece of soil ornate with trees and lots of anthills.
I  named the anthills because is one of those things that are part of me,  even if it can seem silly.

I spent hours, that in my World were just minutes, looking at those tiny, hardworking little ones. I also like spiders. I know, I know. To more than one they are so
frightening, but I ask myself which is the one who must be scared? you or the spider? …
I tenderly become friends with  snails too, and I can assure you that even thought I love eating, I refuse to cook something with whom I had some kind of conversation. In the end, what’s that? it’s you just are bundled sucking ridiculous shells…*2

I remember a summer in the beach, and my auntie Ana.
She lives alone. She’s that kind of singles aunties who come mostly in the movies, you know. But, no. Forgive me, I forget that I’m talking with someone who is an outsider within this burger culture that has been cradling every kid around the whole World.
We are entering a new century and there is not even a person who has not kissed with enthusiasm MAMA USA. I myself grew up with Spielberg.
The movies about singles aunties and uncles are just like…popcorn and sliced bread.
My auntie is a masculine woman, and I don’t mean any sexual orientation,
She is tall, strong, and always wear trousers and shirts. She loves ties.
She has at least 50 and not even one is the same as other. Incredible isn,t it? so for me, who in men always see the ties all the same. It’s an stupid garment, but it doesn’t look like so when auntie Ana wears it.

She smokes a lot. With this theme I always have a “discussion”. I write discussion in  quote because to discuss with Auntie is impossible.

Furthermore, what will be about Auntie Ana without a cigarette in her lips?

Some days forgets that I’m there and light up one.
When I begin to drop tears and wink non stop, she puts out the cigarette and smiles to me to apologize.

That summer I was 8 or 9 years old and I became a very good friend with a snail. His name was Pedro.
Have you ever seen the mouth of a snail? Me too. I even let him to nibble my fingers, before getting to look how he attacked with pleasure a lettuce leaf.

How far away is all of that now! Memories and childhood are synonymous of The Guadiana to me. Now it shows to me different, More little, without mysteries and unknown corners…without games.
A bit sad in winter but radiant and comfortable when the spring goes on.
Your farm Hill Top, in Swarey, must be a perfect paradise compared with my Guadiana. I don’t know. I have never had the chance to go out my country, Maybe some day I can go visit yours.I wonder if it’s very changed…Your watercolors show it to me like a delicious messy of orchards, ponds, moss and trees.
Some fences, mailbox and a little road that leads to your house, to HOME.
In The Guadiana I have cats, two dogs, chickens, doves, turtledoves and quails.
Somehow my father is at fault but all of us love animals.
We also had hedgehogs, frogs, parakeets, canary birds. Even goats. Well, a goat and a her little son.

Oh my God, I,m already losing myself! To whom I’m writing? Maybe it’s just to my alter ego…Am I writing to myself? Me, who always though I had nothing to tell to myself.
Tomorrow I have an exam of Aesthetic ideas. I can’t continue with this…
Sorry Beatrix, within me there is such a confusion, and so then, even knowing I will not get an answer from you, I say good bye.

Someone who admires you.

(I must say names and some characters are fictional! but not the memories and the feelings)

It will be continued as soon as possible ^_^)b thanks for reading so far.

ORIGINAL IN SPANISH: CARTAS A NINGUNA PARTE

Image

Image

Image

Image

*1 I’m talking about Beatrix Potter, to whom is redacted this book.
*2 in Catalonia is a tradition to eat snails with tomato sauce (cries)

Dónde adquirir mis novelas y cuentos

Estado

Asian lover, eternal student and Cystic Fibrosis Survivor, I learned Japanese alone during almost 4 years, but I still must learn a lot!
Spanish and catalonian native speaker, I also studied italian, english, russian, portuguese and french on my own, and I hope God gives me the oportunity to keep studying because I love to comunicate with all people around the World!

My books are in spanish, you can find them here:

http://www1.dreamers.com/productos/206101_ARMEND_Y_LIEND.html

http://armend-y-liend.blogspot.es/

http://bookstore.palibrio.com/Products/SKU-000481437/El-Eclipse-en-tu-Luna.aspx

http://www.lulu.com/spotlight/mediapulgadaatyahoodotes

ImageImage

Armend y Liend III (lectura online, 3ª parte, 18+)

Estado

En noches tan calurosas como éstas, días tan soleados como éstos, no se puede pensar con claridad…Aún así, la simple visión de un gatito durmiendo, o de una vista hermosa desde la ventana, pueden calmar todas las inquietudes, de una foma diría casi milagrosa.

Os dejo con la tercera parte de lo que llevo escrito hasta ahora de la novela ^_-) Perdonad faltas y errores tipográficos, lo escribí en un momento no muy propicio y además, está sin repasar >///<)

Espero que os guste ^0^)

Image

Lala y Colomba a la hora de la siesta ^-^)

Link al blog y a la lectura aquí:

http://armend-y-liend.blogspot.es/1340928554/ <—–HA SIDO BORRADO, disculpad las molestias, estoy averiguando qué ha sucedido…

¡Pasad un  feliz verano amig@s!

ARMEND Y LIEND III (Lectura online 2ª parte +18)

Estándar

Aquí tenéis la continuación de la novela, Armend y Liend III. No sé si llamarlo capítulos o partes…Puesto que es una novela aún en construcción, la sensación de ofrecerla antes de repasarla, y haberla terminado completamente es algo así como caminar desnuda en pleno día ^_^;;; Pero espero que la lectura sea de vuestro gusto y que Dios me de salud para poder continuar escribiendo ^0^)

¡Gracias por todo vuestro apoyo!

Yrene Yuhmi

http://armend-y-liend.blogspot.es/1339284366/

blog borrado -_-)

Accede a todo sobre Armend y Liend aquí

http://www.4shared.com/folder/wpY2qliY/Novela_Gay_Armend_y_Liend.html

o en FB, Armend y Liend novelas y Armend y Liend 😉 😀

Contactad conmigo para lo que queráis, me encantará hablar con vosotr@s ^3^)

 

Image

Los tomos I y II a la venta en http://www1.dreamers.com/productos/206101_ARMEND_Y_LIEND.html