Como polillas / Like Moths

Me pregunto por qué estamos aquí, en este mundo.

Dando vueltas, vidas parecidas pero nunca iguales.

Vidas diferentes pero en algún punto idénticas.

Dando vueltas como polillas alrededor de una lámpara.

Dando vueltas hasta dar con una pared,

golpeándose una y otra vez, porque no somos más que polillas
que por mucho que intenten ver,
no pasan de esa luz misteriosa y de ese muro en el que se golpean.

Ilusiones, lazos, pérdidas, rupturas,
sorpresas, suertes echadas, encerronas, traiciones, resoluciones,
adicciones, tristezas inmensas, dolor, sufrimiento, dulzuras, alivios.

Vidas que no dejan vivir a otras, vidas que se desviven por otras.
Vidas que son propiedad de otras,
vidas que se apropian de otras.

Por qué estamos aquí, me pregunto.

No sé por qué pero hay muchos nudos que deshacer,

muchas cadenas que romper y, esa libertad que tanto ansío,

debe de estar ahí, seguramente,

porque las polillas tienen la suya, ¿no?

¿Por qué no la iba a tener yo?

yrene yuhmi 10 marzo 2020

Photo by Matheus Bertelli on Pexels.com

I wonder why we are here in this world.

Going around, similar lives but never the same. Different lives but at some point identical.

Circling like moths around a lamp.

Spinning around until you hit a wall, hitting yourself over and over, because we’re nothing but moths
that no matter how much they try to see,
they do not go beyond that mysterious light and that wall where they hit over and over.

Illusions, ties, losses, breaks,
surprises, good luck, lockups, betrayals, resolutions,
addictions, immense sadness, pain, suffering, sweetness, relief.

Lives that do not let others live, lives that go out of their way for others.
Lives that are owned by others,
lives that appropriate others.

Why are we here, I wonder.

I don’t know why, but there are many knots to untie, many chains to break and, that freedom that I long for, must be there, surely, because the moths have theirs, right? Why shouldn’t I have it?

yrene yuhmi March 10, 2020

La bendición del San Martín de Sarrià

Estudié Historia del Arte en Barcelona. Solía vivir en el barrio de Sarrià, un lugar tranquilo, bello, en el que me sentía realmente cómoda. El apartamento era pequeñísimo pero no era desagradable pasar los días allí. (De hecho una de mis novelas está ambientada en ese piso, en esa Barcelona de los 90)

Photo by Luca Nardone on Pexels.com

Mi salud fue yendo a peor con una lentitud veloz, dolorosa, extraña. Ni en la seguridad social, ni en consultas privadas logré que me dieran una solución, un diagnóstico.

Así siguieron las cosas durante más de 10 años.

Mi padre no hacía otra cosa que trabajar para poder pagar los viajes, gastos médicos, medicaciones, etc.

Mi madre tenía que estar conmigo constantemente, pero también debía ocuparse de mis hermanos, mi hermana tenía apenas 10 años y mi hermano 14.

A veces aparecía una medicación que podía ayudar.

Y así llego al punto de inicio de esta anéctota.

Me cuesta mucho escribir sobre mi, sobre la enfermedad. Todavía no puedo…Pero tal vez si lo hago poco a poco, siempre apoyándome en las cosas buenas de todo ese sufrimiento, lograré ir diciendo en voz alta muchas cosas que me callo.

Acabábamos de pagar la medicina, en una farmacia de Bonanova y regresamos a Sarrià, pasando por el supermercado para comprar pan y leche, creo, poca cosa porque no nos quedaba más después de pagar en Farmacia (creo que fueron unas 30.000 pesetas, no entraba en el seguro)

Ya en caja, un mendigo de color, un negrito con gorra de visera y cabellos canos, nos pidió limosna. Mi madre le dijo que no tenía nada. Él nos miró y no nos creyó.

“Es cierto mire usted lo que acabo de pagar” -le enseñó la caja de la medicación.

“¿Quién está enfermo?”

“Mi hija” -le dijo mi madre mirándome, apenada, con esos ojos suyos brillantes como el ámbar-

“Cómo es posible…”- dijo el señor, muy serio, muy contenido, pensando.

Pasaron apenas unos segundos, se quitó la gorra y me la puso en la cabeza mientras decía:

“No te preocupes que te vas a curar, te lo digo de verdad, porque yo te bendigo en nombre de San Martin de Porres, verás como te curará”

Nos quedamos todos, cajera inclusive, con la boca abierta, los ojos eclipsados la escena, sin palabras.

Mi madre le dio las gracias muchas veces, emocionada.

Yo no podía hablar.

“Yrene ¿te creerás, que por un momento, me ha parecido que estaba hablando con el mismo San Martin?…” – me dijo mientras regresábamos al piso.

Yo le miré, aún con asombro y con una esperanza infinita, una fuerza nueva.

“Yo también le he visto Mami…”

¿Dónde estarás querido San Martín del barrio de Sarrià? Te recordaremos siempre…Hay tantos y tantos ángeles en la Tierra…

Todos somos ángeles, sólo que no nos damos cuenta, de la fuerza que tenemos para curar, para ayudar, para amar.

Los encuentros, benditos los encuentros. Son realmente un tesoro inigualable.

Yrene Yuhmi

PS: Mi madre siempre ha sido devota de San Martín, incluso la llamaban las amigas Fray Escoba cuando era jovencita ^_^

私はバルセロナの大学で芸術の歴史を学びました。サリアー近所に住んでいました。

とても穏やかな所、 綺麗な場所です。アパートが小さかったけど、心地いいでした。

健康が段々悪くなった、崩しましたよ。

お母さんと一緒に色んなお医者さんと病院に行きましたけど、全然駄目でした、

 診断すること出来ませんでした。

これは10以来の状態で、桔構辛かった。良い薬があるから試してみてくださいっ

てよくいわれましたから、 そうしました。

お父さんが仕事以上何もしなかった、休憩とるとかできなかった、医者が高いか

ら仕方が無い 。。。 お母さんが私と妹と弟の面倒を見ながら私の病気のこと心

配ですが、前向きで、凄い勇気があった、 今でもそうですよ。

そしてある日その薬を買った後、コンビニにいきました。 薬が高過ぎるパンとミ

ルクしか買うのができませんでした。

レジにいった時に貧乏な黒人がお金くださいって頼みました。

お母さんが「ごめんね、お金がない」 でもその人が信じるわけないですよね。

「本当ですよ、ほらみてください、薬がこんな値段。。。」お母さん見せてあげ

ました。

「誰ですか、病気って」 その乞食さん訊きました。

「彼女ですよ、 娘です」

その方が私を観て、驚いた。

「こんな子供が病気なんて。。。でも大丈夫です、この俺がサンマルティンデポーレ

スの名においてにあなたを祝福します、治ります、 信じてください」

あの方自分の帽子が私に被って、そんな言葉を言いました。

私とお母さんも、レジがかりもビックリしていて、言葉が出なかった。

サンマルテインデポーレスが黒人の神聖な人でした 。

お母さんが何度も何度も有難うございますって言いましたよ 。とても感動で、涙が出ましたよ。

あの時私もお母さんリアルなサンマルテインを見た気がしました。

ちょっと不思議で忘れない。。。

そして2002年私は不思議ですが、回復しました。医者さんが信じられないくらい

ビックリしました。私は2001年病院生活、29キロ、 死の入口で、希望が持つと家

族の愛しか何もなかった。

いえ、逆です。家族の愛と希望の力のお蔭で死ななかった。

これは言わなければならない言葉ですよ。

すっごく感謝です、 あの黒人の方何処にいますかな。。。よく考えているね。

よかった、出会いがやはり素敵なことです。

San Martín de Porres

from-wwwdabbey-roadsdblogspotdcom

San Martín de Porres from-wwwdabbey-roadsdblogspotdcom

Especial San VALENTIN de Armend y Liend, universo paralelo.

Un poco tarde…Pero aunque sea soltera, me encanta el día de San Valentín…Aquí os dejo un antiguo relato corto, un universo paralelo de la historia de Armend y Liend.
A quien se la perdiera: espero de corazón que la disfrutes!
Y a quien la leyó en su día, mil gracias!!!!

Yrene Yuhmi's blog

Para tod@s mis querid@s lector@s, un feliz y soleado SAN VALENTÍN, y que el amor triunfe! No importe ni dónde ni cómo ni por qué, ni con quién ni cuándo, sólo importe lo que sientas y hagas sentir.

El camino de Ji Lee Won

En un pueblo de la sierra más hermosa de las tierras del Sur, acababan de asentarse los soldados venidos del desierto, bajo el ala de la banda sublevada: el partido nacionalista.

Las mujeres pasaban ante ellos deprisa y sin mirar, sintiendo temblar las rodillas y el corazón. Los niños observaban desde sus escondrijos, ventanas y portezuelas, los impecables y atrayentes uniformes de aquellos hombres de tez morena y ojos oscuros.

 Armend Moon, llegaba a caballo de Aracena, oculto un libro en la pechera, clavando una mirada firme sobre el par de militares apostados justo a la entrada del pueblo, pasado el puente de los Sarmientos.

Ver la entrada original 2.048 palabras más

Constantino Romero y el exhibicionista de Barcelona /The pervert of Barcelona

 

Kanharu doujinshi
Kanharu in Barcelona 90s

Barcelona de finales de los 90.
Pero finales, finales.

Muy temprano,

aún todavía sintiendo

el tacto de la sábana en mi mejilla,

pasó por delante de la panadería

y compró unos panecillos acabados de hornear.

Ya he desayunado en pisito de la calle Ivorra,

en mi barrio de estudiante universitaria,

uno con nombre que suena

a cortar leña o trepar montes: Sarrià.

Las personas con Fibrosis quística

solemos tener siempre un apetito voraz,

y a la par, una terrible malísima digestión.

Menuda contradicción dietética…

Esa es la razón por la cual paro

poco después de desayunar,

en la panadería, calentita,

con sus dependientes vestidas de blanco

y sus pinzas, como cangrejitos serviciales,

sirviendo donuts, cruasáns,

baguettes, panes rústicos

y demás delicias de cereal.

Pisando fuerte, masticando aquellos

panecillos blandos como nubes,

mi falda larga de punto roza las botas altas,

como orejas de textil atentas

al despertar de la ciudad,

mezcolanza de voces y máquinas,

música urbana.

Pasó por delante del Corte Inglés

en la Plaza Maria Cristina,

grandes almacenes que marcan

el paso de las estaciones mejor

que el planeta Tierra…Esta vez toca

poner las luces de Navidad.

Miles y miles de luces que los operarios

colocan con paciencia infinita…

¿Qué dibujo formarán las luces

cuando esté terminado aquel puzzle de colores?

No estoy yo para pensar mucho en ello,

porque mientras voy camino de la Facultad,

repaso todas las lecciones,

las del día y las que me gusta repasar,

o bien me ando por las ramas hasta pensando,

y me pierdo como Alicia en un país

de mil maravillas de lo más variopintas…

Vamos, para decirlo más claramente:
estoy en Babia.
O en la luna de Valencia.

¿Por qué se dirá? “Estás en la luna de Valencia”

Y de nuevo a las andadas.

Cuando llegó a la calle larga y cuesta abajo

que parece apuntar

a la boca del edificio de la facultad,

aceleró el paso.

Supongo que por inercia,

y porque cuesta abajo es más fácil dejarse llevar

y los pensamientos se multiplican por mil,

y yo ya estoy perdida en ellos por completo.

Es una calle solitaria,

simple asfalto, con solares de maleza a los lados,

y una gran pancarta que anuncia un foie grass,

que por aquel entonces anunciaba

un muy querido presentador de televisión,

locutor y actor de doblaje

¿le recordáis? Constantino Romero,

la voz de Clint Eastwood,

Arnold Schwarzenegger,

o Dark Vader…

Esa voz, qué voz…
En Star Wars
_Luke, yo soy tu padre
En Terminator
_Sayonara baby
o ese discurso final de la peli Blade Runner
_Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…

(Rutger Hauer)

Qué voz, me diré a mi misma al pasar

por delante del enorme cartel publicitario,

casi a la entrada de la universidad…
Pero antes de eso.

Unos pasos, unos metros antes de eso,

un compañero de clase me hace volver en mi:

_ ¡Yrene!

_(¿eh?) ¡Ah! Hola Juan, Buenos días.

Juan me mira con cara de incredulidad,

algo de extrañeza y una pizca de risa nerviosa.

_ ¿No lo has visto?
_ El qué – le miró interrogante…

¿qué tendria que haber visto?

Estaba tan confusa

que no sabía si frenar el paso

y mirar bien a mi alrededor

o seguir para no hacerle un feo

a la cuesta que empujaba

mi cuerpo hacia adelante.

_ ¡Al tío ese! ¡Se ha abierto el abrigo delante de ti!
_ ¿El abrigo?
_ ¡Un exhibicionista Yrene!

Por supuesto que no lo había visto.
Y estaba tan claro,

que Juan me miraba

ya con ganas de reír de verdad.
_ El tío se ha quedado decepcionado.

Has pasado como si no hubiera nadie.

Vamos como si fuera invisible.
_ Anda ya…- casi no me lo creía.
_ ¡De verdad! No, si ya decía yo

que no lo habías visto…

Porque, es que…

¡has pasado a un escaso metro de él!

¡Y ni caso!

Ni un susto, ni un gritito, ni un

¡Ay Virgen Santa!

_ No me he perdido nada entonces.

Juan se reía.

Él sí que había visto algo

inusual aquella mañana:

Porque un pervertido se había quedado

más mustio que su patética desnudez,

al verse ignorado,

por alguien que tenía en mente

a Constantino Romero, a las obras

del maravilloso Bernini y

al sabor de los panecillos

recién horneados de la calle Ivorra.

Yrene Yuhmi recuerdos, Noviembre 2019

IMG_20191125_001226
The End

Barcelona of the late 90s.
The very very end of the 90s.

Very early, still feeling the touch of the sheet on my cheek,
I stopped at the bakery and bought some just baked small breads. I have already had breakfast at the appartment, in Ivorra Street, in my university student neighborhood, one with a name that sounds like cutting wood or climbing mountains: Sarrià.

People with cystic fibrosis usually have a voracious appetite, and at the same time, a terrible bad digestion. What a dietary contradiction …

That is the reason why I stop shortly after breakfast, in the bakery, warm, with all the store-dependents dressed in white, holding their tongs, like helpful cute crabs, serving donuts, croissants, baguettes, rustic breads and other cereal delights.

Stomp it out, chewing those soft muffins fluffy like clouds, my long knit skirt rubbing the high boots, like textile ears attentive to the awakening of the city, a mixture of voices and machines: urban music.

I passed the El Corte Inglés in the Plaza Maria Cristina, big department stores that mark the passage of the seasons better than the planet Earth … Now it’s time to put the Christmas lights. Thousands and thousands of lights that operators place with infinite patience … What drawing will the lights form when that colored puzzle is finished?

I am not to think about it much, because while I am on my way to the Faculty, I review all the lessons, those of the day and those that I like to review, or I beat around the bush until thinking seriously about sometime clear and concrete, and I lose myself as Alice in a country of a thousand of all kind of wonders …

Ok, to put it more clearly:
I’m “in Babia”
Or on “the moon of Valencia”

Why do people say that idiom?
“You are on the moon of Valencia”

It bugs me…

and I am at it again.

When I reached the long and downhill street that seems to point to the mouth of the faculty building, I accelerated my steps. I guess because of inertia, and because downhill it is easier to get carried away and thoughts multiply by a thousand, and I am already lost in them completely.

It is a lonely street, simple asphalt, with lots of weeds on the sides, and a large banner that announces a foie grass, which at that time announced a very dear television presenter, announcer and voice actor, do you remember? Constantino Romero, the voice of Clint Eastwood, Arnold Schwarzenegger, or
Dark Vader…

That voice, what a voice …
In Star Wars
_Luke I am your father
In terminator
_Sayonara baby
or that final speech of the movie Blade Runner
_I have seen things that you would not believe … (Rutger Hauer)

What a voice, I will tell myself as I pass in front of the huge advertising poster, almost at the entrance of the university …
But before that, a few steps, a few meters before that, a classmate brings me back to me:

_ Yrene!

_ (Huh?) Ah! Hi Juan, good morning.

Juan looks at me with a face of disbelief, a bit of strangeness and a hint of nervous laughter.

_ You have not seen him?
_ See what?
He looked questioningly …
But I didn’t get what he was talking about.What should I have seen? I was so confused that I did not know whether to slow down and look around or continue to not make an ugly one to the slope that was pushing my body forward.

_ To that guy! He opened his coatin front of you!
_ The coat?
_ An exhibitionist, Yrene!

Of course I hadn’t seen it.
And it was so clear that Juan was already looking at me really killing his laugh.
_ The guy must be so disappointed. You have passed as if there was no one. As if he were invisible.
_ Come on …- I almost didn’t believe it.
_ For real! Well, I already said to myself that you had not seen it … Because, it is just that … you have passed so so close to him!
And you ignored it.
Not a scare, not a scream, not a woe, Holy Virgin!

_ I haven’t missed anything then.

Juan laughed. He had seen something unusual that morning.

Because a pervert had become more whitered than his pathetic nakedness, because he was ignored, by someone who had in mind Constantino Romero, the works of the wonderful Bernini and the taste of freshly baked muffins from Ivorra Street.

Yrene Yuhmi Memories, November 2019

A qué olían los Inviernos / Little prayer for Homeless 昔の冬の匂い

YRENE SARAH ESKIMALES EN VERANO (2)
Sarah and Yrene Yuhmi

Los inviernos solían oler
a mandarinas y a leña, 
a sopa caliente
y a chocolate negro, bien espeso...
Los inviernos te presionaban
las sienes con sus helados dedos, 
molestándote y obligándote 
a vestir guantes, 
gorros y botas de montañero.

Cada vez se hace más duro, 
hay menos mandarinas, 
menos leña y menos fuego.
Menos ropa y más dolor, 
menos dulces y más miedos.

Ay aquellos que tenéis 
como cama calle fría!
quién pudiera daros 
si quiera la mitad de 
mis recuerdos, en forma de frutas, 
calor, cama y abrazos sinceros...


Yrene Yuhmi 22 11 2019



brown haired boy
Photo by Arvind shakya on Pexels.com

 

Winters used to smell

like tangerines and wood, hot soup

and dark chocolate, very thick …

Winters pressed your temples

with their icy fingers,

bothering you and forcing you

to wear gloves,

hats and mountaineer’s boots.

Time by time Winter gets harder,

there are less tangerines,

less wood and less fire.

Less clothes and more pain,

less candy and more fears.

Oh those who have

the cold street as a bed!

Who could give you

even half of my memories,

in the form of fruits,

heat, bed and sincere hugs …
Yrene Yuhmi 22th November Year 2019

20191122_135114
Ukiyoe Japan art

 

かつてみかんや

木のような匂い

がしていた冬:

温かいスープ

そして

非常に厚い…

ダークチョコレート。。。

 

冬は氷の指でこめかみを圧迫し、

あなたを悩ませ、

手袋、帽子、

登山家のブーツを

着用させられました。

年々経ちながら、

難しくなるたびに冬、

みかん、木材、

火が全部少なくなります。

衣服が減り、痛みが増し、

キャンディーが減り、恐怖が増します。

ああ、冷たい路上はベッド

としてしか持ってない人々よ!

果物、暑さ、ベッド、抱擁も、

誠実になった

私の思い出の半分さえも

あなたに与えることが出来たらね。。。

イレーネ優海より 11月 22日 2019年

 

Entre la tierra y el cielo/ Earthing and Faith

 

yrene yuhmi 2018.JPG
Yrene Yuhmi 2018

Últimamente no he podido

escribir ni dibujar tanto como solía.

No sé por qué, algo en mi mente se rompió,

y me sentía perdida y confusa.

¿Cuándo fue la primera vez

que sentí absoluta felicidad y plenitud?

Sin contar con la Infancia,

fue cuando luché por mi vida

tras la pesadilla del verano del 2001,

en el hospital Vall d’Hebrón.

Después de aquellos infinitos meses

de maltrato físico y psicológico,

pedí el alta voluntaria y

con 29 quilos de peso nos volvimos a casa…

Cuando pisé de nuevo la terraza

de pizarra de mi hogar, y sentí el sol

de Septiembre en mi gélido cuerpo,

aprecié una paz liberadora.

En ese punto comenzó un lucha

que no fue nada fácil,

pero cuando en Mayo del 2002,

comencé a ver resultados en mi cuerpo,

me di cuenta de que había sido mi fe

y una fuerza desconocida,

la que me había devuelto

la paz interior y la felicidad más simple.

Simplemente vivir! Era sólo eso, vivir.

Poder respirar, comer, beber,

moverme libremente por mi casa…

Caminar desnuda por el jardín,

totalmente desinhibida…

Tirarme en el suelo de tierra,

abrazarme a los algarrobos,

los olivos y la mimosa,

que en aquel tiempo crecía bella,

símbolo de mi recuperación…

Hasta hace poco no supe

que aquello que hice

tiene un nombre: “Earthing

y realmente es curativo y efectivo

hasta puntos ilimitados.

Volví a repasar mi pasado,

aunque hacerlo siempre sea doloroso,

y así volví a verme a mí misma

en las dos fases:

sin libertad y con ella.

Y entonces, recordé lo que es vivir,

simplemente vivir,

y comencé de nuevo a escribir,

poco a poco, frases sencillas,

pensamientos, anotaciones…

Poco a poco, poco a poco,

sobre una base de sufrimiento,

se puede crear un presente de Paz y Seguridad.

Y la Felicidad ya está en nosotros.

Sólo que no la vemos.

Yrene Yuhmi 2019 noviembre 18

 

 

Lately I have not been able

to write or draw as much as I used to.

I don’t know why, something

in my mind broke, and I felt lost and confused.

When was the first time

I felt absolute happiness and fulfillment?

Not counting Childhood,

it was when I fought for my life

after the nightmare

of the summer of year 2001,

at the Vall d’Hebrón hospital.

After those endless months of

physical and psychological abuse,

I asked for the

voluntary discharge and,

Weighing only 63 lb we went back home …

When I stepped back on the

slate terrace of my home,

and felt the September sun

on my icy body, I felt a liberating peace.

At that point a fight began,

and was not easy, but when in May 2002,

I began to see results in my body,

I realized that it had been

my faith and an unknown force,

the one that had given me

inner peace and the simplest happiness.

Just live! It was just that simple: To Live.

To be able to breathe,

eat, drink, move freely

around my house …

Walking naked through the garden,

totally uninhibited …

Throwing myself on the dirt floor,

hugging carob trees,

olive trees and mimosa,

which at that time

was growing beautiful,

a symbol of my recovery …

Until recently I did not know

that what I did has a name: “Earthing”

And it really is healing

and effective to unlimited points.

I went over my past again,

although doing so is always painful,

and so I saw myself again

in the two phases:

without Freedom and with it.

And then, I remembered

what it is to live, just to live,

and I began to write,

little by little,

simple phrases, thoughts, notes …

Gradually, little by little,

on a basis of suffering,

a present of peace and security

can be created. Builded up.

And Happiness is

already within us.

But we just cannot see it.

Yrene Yuhmi 2019 November 18th

Y conocí a mis mejores amigos: mis hermanos.

 

pingu
Pingu 

Ojalá pudiera daros la felicidad

que me distéis,

la que me seguís dando,

multiplicada por mil millones de eras.
Cuando me pregunto que hago yo aquí,

en este mundo y con esta vida,

vuestras sonrisas me vienen a la mente,

diapositivas de manos pequeñas

jugando en el terreno,

imaginando aventuras bajo el sol de esos

inviernos llenos de sueños pagano-cristianos,

bajo esas estrelladas noches

de esos veranos llenos de cuentos improvisados.

Si estoy aquí es para veros,

sentiros y quereros,

aunque nunca sea suficiente…

Aunque no pueda ayudaros ni protegeros,

os llevo a fuego en el pecho y en el pensamiento.

Nada más fuerte que nuestro lazo.

Mi mayor amor, mi orgullo, mi energía: Mis hermanos.

Yrene Yuhmi 2019

shin chan y himawari
Shin chan y Himawari

I wish I could give you

the happiness you both gave me,

the happiness you both

keep giving me,

multiplied by a billion years.
When I wonder what I do here,

in this world and with this life,

your smiles come to my mind,

slideshows of small hands

playing on the ground,

imagining adventures

under the sun of those

winters ruled by

pagan-Christian dreams,

under those starry nights

of those summers

filled with improvised stories.

If I am here it’s to see you both,

feel and love you,

even if it is never enough …
Although I cannot help you or protect you,

I carry you in my heart and thoughts.
Nothing stronger than our bond.

My greatest love, my pride, my energy: My brothers.

Yrene Yuhmi 2019

 

 

img-20191105-wa0012
Kids doddles

大好きな妹と弟へ

二人ともが私に与えてくれた幸せ、

今もそのきらきらな幸せをくれていること感謝していて、

二人ともにその幸せ10億倍を返したい。
ここで、この世界で、この人生で

私が何をしているのだろうかと思うと、

二人共の笑顔が思い浮かぶ、

小さな手のスライドショー

地面で遊んで、太陽の下での冒険を想像して、

星空の下で物語いっぱいを作り出して、

イースターの時も、一緒に、

真夏の時も、一緒に。。。

紅葉の時も、一緒に、

クリスマスの時に、一緒に、

今はバレバレですが、

心がつながっています。

私がここにいるなら、

たとえそれが十分ではないとしても、

2人「友」に会いたい、感じたい、

心を込めて愛を与えたい。

私は二人を助けたり、

守ったりすることは

出来ませんが、

二人ともを私の

胸と心の中に火で刻めている。

永遠にね。
この絆ほど強いものはありません。
私の最大の愛、

私の誇り、

私の元気の素:

私の弟妹。

イレーネ優海 2019

 

publicdomainq-0003428fcx
兄妹の絆

 

 

Ganas de llorar ⁂ Just want to cry ⁂ ただ泣きたい

Rapunzel
Yrene Yuhmi sketches Tangled Disney

Sólo ganas de llorar.

Ver cómo en nombre de la Libertad,
se blande la bandera de la violencia,

se hiere al prójimo,

se queman las calles,

se aterroriza a tu propia gente…

Ver cómo en nombre de la Libertad,

no soy libre,

porque tengo otra lengua,

tengo otro linaje,

otros rasgos, otro color.

Ver cómo en nombre de la Libertad

se arrebata la libertad misma.

Sólo ganas de llorar.

Sólo tristeza y abandono.
Soledad e impotencia.

Y seguir manteniendo las fuerzas

para luchar contra

la maldita enfermedad rara

que me tocó.

Porque hay que seguir viva,

hay que seguir mirando adelante.

Aunque delante de mi tenga

un muro de odio racial

que no comprendo, ni comprenderé jamás.
yrene yuhmi 18 octubre 2019

 

Just want to cry.

Seeing how in the name of Freedom,

the flag of violence is raised,

your neighbor is hurt,

the streets are burned,

your own people are terrified …

Seeing how in the name of Freedom,
I am not free,

because I have another language,

I have another lineage,

other features, another color.

Seeing how in the name of Freedom
Freedom itself is taken away.

Just want to cry.

Only sadness and abandonment.
Loneliness and helplessness.

And keep up the strength

To fight the damn

weird disease that genes gave me.

Because I have to stay alive,

I have to keep looking forward.

Although in front of me there is a wall of

Racism that

I do not understand,

nor will I ever understand.
yrene yuhmi October 18, 2019

 

scenic view of mount fuji
Photo by Tirachard Kumtanom on Pexels.com

ただ泣きたい。

自由の名において、

暴力の旗が掲げられ、

あなたの隣人が傷つき、

通りが焼け、

他の人間が怖がります…

自由の名において

私には自由がありません。

私には別の言語がありますから

別の人種がありますから、

別の特性を持ってるから、

別の肌の色があるからです。

見てると心痛みます:

自由の名において、

自由そのものは奪われます。

ただ泣きたい。

ただ悲しみと放棄
ただ孤独と無力感。

そして自分の強さを維持する、
私は毎日、毎分,毎秒、

向き合わないといけない

この難病と戦うために。

生き続ける必要があるので、

前向きで生きて、

楽しいことも難しいことも、

人生の全部を味わいたい、

でもね、私の前には

すごい壁があります。

小さな幸せでも、

誰でも簡単手に

入れているものなのに、

私には大冒険のような

難しい道になります。

だから、こんな人間な態度を

私は理解していないし、

理解すること

もできないという「人種主義。」
イレーネ優海  より 2019年10月18日

Yrene Yuhmi Bushido
イレーネ優海

Vivir sin miedo

img_20191003_162624
yrene yuhmi garden

 

Si pudiera salir corriendo dejaría atrás hasta mis pasos.

Si pudiera salir huyendo

no podrían saber de mí ni las aves

que desde el cielo todo lo observan.

Si pudiera vivir sin miedo

no habría felicidad que no pudiera atrapar

con estas dos pequeñas manos.

Si pudiera vivir sin el control de sus grilletes

cuán ligero estaría me ha agotado corazón.

22 julio 2019

© Yrene Yuhmi

 

If I could run away

I would leave behind my own steps.

If I could run away,

nor even the birds

that observe everything from the sky

wouldn’t know about me.

If I could live without fear

there would be no happiness

that I couldn’t catch with

these two little hands.

If I could live without the control

of their shackles,

how light my exhausted heart would be!

Niños/Ancianos. Adivinanza alquímica.

Todos llevamos dentro a un niño y a un anciano.
Sólo unos pocos saben voltear ese tablero de doble espejo
 en el que se ven ambas caras.
Quizás porque es un desafío a las tres leyes del Tiempo. 
Quizás por exceso de miedo, o por falta de imaginación.
Pero ahí están ambos conviviendo en un mismo cuerpo.

Yrene Yuhmi 1 octubre 2019


We all carry a child and an old man inside.
Only a few know how to turn that double-mirror board on which both faces are seen, perhaps because it is a challenge to the three laws of Time.
Perhaps because of excessive fear, or lack of imagination.
But they are there, both living together in the same body.
yrene yuhmi October 1, 2019

 

 

私たちは皆、子供と老人を中に抱えていますが、両面が見えるダブルミラーボードを回す方法を知っている人はごくわずかです。 おそらく、過度の恐怖、または想像力の欠如のためです。
しかし、両方が同じ体に同居しています。

イレーネ優海より

 

yrene yuhmi drawing beatrix pottter