Image

ImageImage

Image

Image

Image

ImageImageImage

Este cuento lo escribí para mi gran amigo Vladimir, un hombre alto como un gigante y rubio como un vikingo, que aunque había nacido en el norte de Europa, vivió en Argentina y la sintió como su madre patria siempre. Adoraba el Mate y el chocolate. Espero que esté bien…Me enseñó a montar a caballo, aún recuerdo nuestras charlas y su acento medio alemán medio argentino. Uno de mis recuerdos más preciados, este amigo del que luego perdí el rastro, tras mi ingreso en el hospital ese mismo año.

Espero que el cuento os guste tanto como a él le gustan los caballos ^_-

(Mi madre adora este cuento, así que en este blog se lo dedico a ella, que es la luz de mi vida.)

2 comentarios en “Ni un rosco de vino más (2001)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s