VOYEUR (2ª Parte, Fin)

Estándar

_ ¡Oh, Menuda sorpresa! – Exclamó su hermano con mofa, tirado en el sofá frente al televisor- ¿o a lo mejor estoy viendo visiones?

_ No seas pesado… ¿Qué pasa? ¿No puedo estar en mi casa?

_ Puedes, puedes…-repuso cambiando de canal, frotándose un pie contra el otro- Pero hace como tres meses que pasas menos tiempo aquí que papá…

_ ¿Hay noticias? – preguntó cogiendo una cerveza de la nevera.

_ Qué dices…Creo que hace unas dos semanas estaba en Boston. A saber dónde estará ahora…

Un adulto irresponsable, viajero, trotamundos, que no sabía ser padre ni pretendía aprender.

_ ¿Te has peleado con tu chica?

_ ¿Qué chica?

_ Venga ya…Siempre estás con “alguien” y por la cara que haces, alguien especial…Y son casi veinticuatro horas…Sólo vienes a casa a dormir un poco.

_ No es mi novia…

Ni siquiera es una chica…” pensó fregándose los ojos, apoyado en la pared junto al armario de las galletas y el cacao.

_Pues llámala como quieras…Pero date prisa en hacer las paces…Échale un buen polvo.

_Sólo nos miramos…-dijo con la mirada perdida, más para sí mismo que pasa su hermano pequeño.

_ ¡¿Qué?! – El chico dio un salto, colgándose del respaldo del sofá azul- ¿En todo este tiempo…no lo habéis hecho? ¡Me tomas el pelo!

_ Déjame en paz – exhaló, hastiado, sacando la manos de los bolsillos del pantalón.

Acostarse con Hoshio…Hacerle el amor.

Tocarle por todas partes. Besarle. Acariciarle los cabellos.

No dejaría ni una pequeña porción de su cuerpo sin explorar, aromar, besar, lamer…

Se metió en su habitación, se echó sobre la cama y cerró los ojos.

Sin dormir dejó pasar las horas, la mente llena de Hoshio.

Palpó el bolsillo trasero de sus vaqueros y rescató el móvil. Apretando la tecla de avance, fue pasando por todas las fotografías que se habían hecho, la cabeza sobre el brazo, echado sobre el costado…

La sonrisa y los ojos chispeantes y cariñosos de Hoshio.

Cuando le conoció y supo que le gustaba, no se planteó nada como un problema. Le importaba un comino si con aquellos sentimientos se le podía llamar gay. Lo único que hizo fue investigar sobre cómo lo hacían dos hombres.

Jamás imaginó que fuera a enamorarse de un tío.

Pero me gusta…Le quiero. No sé qué me pasa. No me entiendo.”

No entendía porqué, pero tenía muy claro que le atraía, que le gustaba estar con él, que quería protegerle y…Quería tener sexo con él.

Si no me dejas tocarte, me voy a volver loco…

Se quedó dormido hacia las tres de la madrugada, en la misma postura y con el móvil bien cogido, contra su pecho.

Ansioso de tacto.

                                         * * *

Hoshio y él habían estado mirando, uno por uno, los muchos bocetos y cuadros inacabados que se apilaban de cualquier manera junto a las paredes del pequeño estudio.


_ ¿Y éste? – preguntó “Raro” señalando un boceto muy sencillo, con algunas manchas de color en cabellos y mejillas.

_ Apolo y Dafne…- le explicó Hoshio- Ella es una ninfa – señaló a la hermosa muchacha, que se contorneaba en una extraña danza, con ramos de laurel entre los dedos- Y éste es el dios Apolo. Apolo la ama, pero ella no le corresponde.

_ ¿Por qué?

_ Por las flechas de Cupido. La que disparó a Apolo era de amor y la de Dafne de desamor…

_ Qué triste historia… ¿Te la has inventado?

Hoshio casi se ríe. “Realmente, eres como un niño”

_ No. Es mitología griega.

_ ¿Y ella, la chica, no cambia de idea?

Raro” seguía más interesado en la historia de aquellos personajes que en lo que era la mitología griega.

_ Ella…Es transformada por su padre en un árbol. Para preservar su virginidad.

_ Joder…

Hoshio sonreía espontáneamente, enfrentado por primera vez a su visitante tan enfurruñado, contrariado y pensativo.

_ Pero, ¿sabes? – Dijo de repente, mirando a los ojos de Hoshio- Seguramente Apolo abrazó a Dafne, incluso después de ser transformada en árbol.

_ Puede que tengas razón…

El visitante se quedó pensando un buen rato, mientras Hoshio recogía los bocetos y los colocaba en su lugar, excepto el de Apolo y Dafne, que seguía entre las manos del silencioso observador.

_ Hoshio…Nosotros dos somos como ellos.

El joven pintor se sorprendió. Le miró interrogante, de pie, junto a la pila de dibujos.

_ Yo soy como Apolo, tú como Dafne…

Raro” acarició el boceto, lentamente, con la mirada perdida.

Hoshio se estremeció. Su pecho se volvió aún más cálido ante la visión melancólica de aquel “Apolo” descarado.

                                 * * *

Hoshio se despertó a las ocho y media. El sol ya inundaba todo con una fuerza volcánica.

Después del fresco de la madrugada y con una temperatura corporal tan baja, Hoshio agradecía aquel calor incipiente de un día cualquiera del mes de julio.

Nada más poner el pie en el suelo, se tambaleó. No lograba enfocar la vista en ningún punto fijo, la habitación le daba vueltas. De repente sintió arcadas.

De camino al baño tropezó: estaba demasiado débil.

Como dentro de una nube oscura. Cayó sobre la nube; creyó estar aún dormido, haber soñado aquel despertar.

Tirado sobre la moqueta, entre la cama deshecha y el pequeño cuarto de baño, el cuerpo de Hoshio, largo, esbelto, en su holgado pijama, semejaba una de esas sirenas que hallan los marinos de los cuentas en las arenas de las playas.

Debía de tener alguna pesadilla: una lágrima nació lentamente, siguiendo la línea de la nariz.

¿Por qué sobreviví?… ¿Por qué sigo aquí?…Si nadie me necesita… Es inútil, es estúpido…”

Se abandonaba. No le quedaba voluntad ni para seguir respirando.

                               * * *

Caminaba por las desiertas calles de un lunes festivo. Los jóvenes dormían y el olor de las comidas danzaba por el aire caliente.

Tenía la mano sobre el móvil, en el bolsillo derecho.

Lo acariciaba, con el ceño fruncido, la mandíbula tensa.

Recordaba el rostro de Hoshio, a punto de echarse a llorar, asustado, solo. Quería encogerse, ocultar su presencia.

Alguien como él, tan preciado, hermoso, con tanto talento, quería pasar desapercibido, quedarse a solas con sus pinturas y su silencio. Era algo que su habitual observador no comprendía.

_Mierda…- Maldijo entre dientes, calándose la gorra de visera con un gesto mecánico.

Giró la esquina, al final de la calle, se alzaba el edificio en el que estaba el pequeño estudio de Hoshio.

El sol brincaba de ventana en ventana. Sintió un dolor en el pecho.

¿Y si…Todo lo ocurrido hasta ahora hubiera sido sólo un sueño? Si Hoshio, no existiera…

Si era de verdad un ángel, un ser venido de otro mundo, una creación de su mente…

Hoshio…Un Mundo, una Vida, un Pensamiento, un Corazón sin Hoshio.

Comenzó a correr. Como si le persiguiera el diablo, los golpes de sus zapatillas sobre el asfalto seco, duro, eran como alertas de batalla. Un ruido aterrador que acompañaba las imágenes de Hoshio dentro de su teléfono móvil y las de un estudio lleno de acuarelas y retratos, un lugar vacío.

Por lo que corría con más ganas, perdiendo el resuello, con el corazón en la boca, sudando, ardiendo.

Cuando abrió la puerta, gritó. Pensaba que seguramente le asustaría. Que estaría allí, frente a la ventana, abocetando sobre el papel. Se daría la vuelta y le sonreiría algo extrañado.

Pero no estaba allí.

Vacío.

Silencioso.

Sólo él y su desesperación, falto de aire, con la gorra en la mano y los cabellos revueltos, el pecho exaltado.

_Hoshio…

El terror se apoderó de él. Miró alrededor. Sólo esos malditos cuadros. Los odió en aquel momento, hasta el punto de querer destrozarlos. ¿Por qué llenaban ellos el espacio cuando Hoshio no estaba?

En un par de zancadas llegó hasta la cocina. Dio varios pasos, respirando sonoramente, corrió las cortinas que separaban la cama del resto del lugar.

_ ¡Hoshio! ¿Qué te pasa? ¡No me asustes joder! ¡Hoshio!

Agachado junto a él, golpeó con cuidado las mejillas, palpó la frente, lo sacudió, llamándole repetidas veces, temblando.

Se inclinó para comprobar si respiraba. Estaba muy frío, su aliento era débil igual que su pulso.

_ Gracias a Dios…- dejó escapar como un suspiro alargado por la ansiedad.

Tenía que reanimarle cuanto antes, y llamar a una ambulancia…Con las manos trémulas, sujetó su barbilla e insufló varias veces aire contando los segundos en voz baja. Poco a poco, Hoshio comenzó a reaccionar. Se quejó débilmente.

_ ¿Hoshio? – preguntó esperando con ansiedad a que abriera los ojos.

Le tomó las manos. Helado. Estaba frío aún en medio de aquel caluroso ambiente.

Lo cogió en brazos y lo llevó a la cama, cubriéndolo con las sábanas. Frotó el pecho y los brazos, procurando calmarse.

Aquel deseado cuerpo, que hasta el momento sólo había podido acariciar con la mirada, estaba ahora a su disposición.

La vida más importante, el ser al que adoraba, la imagen y la palabra que daba sentido a todo…Se escapa, se desvanecía.

_Ni hablar… ¡No me dejes Hoshio! – lloraba de rabia, acariciando los cabellos, el rostro. Sus propias lágrimas lloraban en las mejillas de Hoshio, que comenzaba a recobrar la consciencia.

Esa es la voz de Raro…”

¿Raro?

Creyó que lo decía en voz alta. Le estaba mirando a los ojos. El moreno y despreocupado chico de siempre, el desconocido simpático escudriñaba en su interior a través de las niñas de los ojos, muerto de preocupación.

_ ¿Qué haces…?

_ ¿Qué? ¡Me has dado un susto de muerte! – le riñó arropándolo más, colgando las lágrimas de su roja nariz.

_ Perdona…No es nada…

_ ¡No digas que no es nada! ¡Joder!

_ ¿Por qué te enfadas? – a Hoshio le costaba hablar, tenía sueño. Se sentía muy bien allí, junto a Raro. Era cálido y agradable.

_ Preguntas cosas muy tontas a alguien que te ha dicho que le gustas…

Que le gusto…”

Sonrió para sí, cerrando los ojos. Aquel tipo era un tonto…Un loco. Mucho más que él.

En cierto modo resultaba divertido. Un loco encontraba a otro loco y los dos se volvían cuerdos. “Tengo que vivir…” se dijo antes de quedarse dormido.

Porque aún tengo que descubrir qué quieres…Y quién eres.”

Raro apoyó la cabeza sobre el hombro de un Hoshio durmiente. Aliviado, no soltó aquellas manos, ya cálidas.

El tacto, el abrazo, el olor…Quiero quedarme así hasta que despiertes.

                        * * *

_No sabía que estuvieras enfermo…

Observaba como se vestía aún sentado sobre la camilla de una estrecha habitación en la planta de urgencias del hospital.

Los armarios de metal aplastaban las viejas paredes en desorden, decoración perfecta para un lugar que apestaba a desinfectante y yodo.

_ Si no se me nota es que no lo estoy. Es sólo una mala jugada de la genética- añadió sonriendo- Como un sello personal.

Raro se quedó muy pensativo, jugando con los dedos gordos de las manos de forma inconsciente.

_ ¿Creías que si me lo decías dejaría de ir a verte?

Hoshio hubiera reído de buena gana a no ser por la seria expresión de Raro.

Es como un niño. Dice las cosas sin pensar, con la lógica más plana”

_ ¿Hubieras dejado de venir?

_ No. Ni aunque hubiera sido algo contagioso.

_ Mentiroso – rió sutilmente Hoshio, calzándose.

_Lo digo en serio.

Su mirada franca y su calmada compostura no cuadraban con aquella juvenil aura suya ni con sus ojos de niño travieso.

_Pues gracias –musitó, no sin cierta vergüenza.

Pero estaba aliviado.

Después de mucho tiempo solo, a la deriva en medio de una multitud que le despreciaba y le daba la espalda, que se le burlaba o le despreciaba, malinterpretaba y humillaba, alguien le estiraba de entre la barahúnda, cogiéndole de la mano, rescatándole de la humillación y del dolor de no ser querido.

Le aceptaba, le dirigía la palabra.

Le era sincero.

No le ponía las cosas difíciles.

De manera que junto a él, le era la vida apetecible. Todo dejaba de girar entorno a sí mismo para dar vueltas, zambullidos y aleteos por doquier. Especialmente por donde pisaba él. Podía ver el mundo a través de los ojos vivos color del aceite de oliva de aquel extraño: confortable, amigable, cálido extraño.

De vuelta a casa, hechas las analíticas y administrado suero durante cuarenta y ocho horas, Hoshio respiró la paz de aquel cuadradito en el que vivía, y al que le había tomado cariño por la fuerza de la costumbre.

El sol salía dorado, yema espesa sobre la nata de la niebla.

Era una de las mil vistas que le ofrecía aquella ventana suya.

Parpadeó, débil pero animado, sonriendo al nuevo día. A punto de decir algo importante, algo de lo que podía arrepentirse si lo seguía callando.

Pero él se le adelantó, robándole si no las palabras, el sentimiento.

_ Me dan ganas de abrazarte.

Abrió mucho los ojos, temeroso, conmovido, confuso, aturdidamente feliz.

Temblaba de emoción, el corazón le latía haciéndose eco en la garganta. Vibraban unas lágrimas en sus ojos.

Tragó saliva.

_ Adelante.

_ ¿Seguro? ¿No saldrás huyendo?

_ No – se dio la vuelta, quedando frente a él, con una expresión calma y agradecida, muy tierna.

Raro tenía miedo de romper el milagro: de que Hoshio se echara atrás. Era demasiado bueno para ser cierto.

_Si te abrazo, no podré contenerme…

_ ¿Quién te pide que te contengas?

Con aquellas palabras susurradas, se decidió a dar el paso, a caminar hacia Hoshio. Le rodeó con los brazos, calentándole con una presión tierna pero firme.

El tacto, la piel, la ropa caliente sobre la piel, el aroma de la piel… Las manos de Hoshio indecisas, detenidas en el aire.

Temblaba.

Su cara contra el pecho de él.

Sólo a base de miradas, Hoshio no se había percatado de que Raro era una cabeza más alto que él.

_Cógete a mi – le pidió su visitante quedo, gentilmente, al oído – No tengas miedo.

Hoshio levantó entonces las manos poco a poco, cerrando los ojos, abatido por la angustia y el temor a ser tocado y, al mismo tiempo, excitado por lo bien que se sentía.

Cuánto he ansiado esto…” Sin saberlo, había estado hambriento de un abrazo durante, probablemente toda su vida.

Se agarró a la camiseta y lanzó un suspiró pleno, agotado, ya libre de la tensión. Liberado.

Olía a él.

Le recordaba a algo…A menta, a una de esas colonias deportivas, a lata y sal dulce.

Hoshio no hizo ningún ruido, ningún sonido provino de su boca. Sólo dejó las lágrimas fluir pródigamente, en silencio.

El que hasta ahora había observado al solitario pintor, tenía los ojos cerrados.

Las manos tras la espalda de Hoshio, la respiración ora inquieta ora suspensa, el calor en la mejillas, la vida de aquellos segundos cautivados por la eternidad se aceleró, extasiándole.

No quería esperar más. En el siguiente fotograma, bajó la cabeza hasta alcanzar la boca trémula de Hoshio, entreabierta aún por los suspiros liberados. Con la lengua hizo paso entre los labios calientes. Se hundió en Hoshio como lluvia sobre el mar.

Ardían los vientres y los párpados.

Ojos cerrados.

Frente a un lienzo inacabado: un cuerpo joven abocetado con sanguinas.

Enmarcados ambos por la ventana sin cortinas, observadora de observadores.

Cayeron al suelo las camisetas, rozando los pies.

Rodilla contra muslo, agitación, temblor, gemido.

Raro

Desde mi cuerpo, abandonando los ojos al sueño.

Desde mis sueños y a través de tu cuerpo.

Mirarte no era suficiente. Y aún así, me conformé.

Pero ahora que te he dejado de mirar, ahora que puedo fundirme en ti sobre la cama, húmedos ombligos, costados y muslos; ahora que puedo besarte por todas partes, sin olvidar ni un solo centímetro de tu hermoso cuerpo…Ahora.

Ahora no me conformo con nada..

Me volví egoísta y avaro. Posesivo.

Quiero más y más.

Hoshio

Si todo comenzó simplemente mirándote, abocetando tu cuerpo, ¿por qué has cambiado mi vida de una forma tan radical?

Ya no puedo vivir sin ti. Sin que me toques.

No sólo te quiero a mis espaldas, sentado en aquella silla, mirándome.

Tu olor y tus manos, tus brazos y tu sonrisa. El cabello sobre mi pecho, la risa que en ti suena diferente, cálida y contagiosa. Cosas que no era capaz de aceptar antes de conocerte.

Son ahora lo que más necesito y ansío con una presión que me asusta.

¿Cómo es posible…?

Ya no puedo vivir sin ti.

Cómo has podido hacerme esto…

                                  * * *

_ ¿No me dirás tu nombre?

_ ¿Tanto te importa? (¿quieres gritarlo cuando llegas al orgasmo?) – añadió en un susurro, sonriendo con picardía.

Hoshio se puso rojo hasta las sienes; remugó algo avergonzado, ocultando la cara en la almohada.

Ambos estaban echados boca abajo, entre las sábanas revueltas, y jugueteaban pies con pies, como dos niños.

Definitivamente, eres muy raro…”

Hoshio sintió un cosquilleo cerca de la oreja. Él se había acercado dejando que sus cabellos le hicieran cosquillas a Hoshio en la mejilla.

Creyó que no lo sabría nunca, que no respondería. Le besaría, tal vez y volvería a reírse, feliz como un niño mimado.

El verano era la estación favorita de ambos.

Las cigarras cantaban y la nevera estaba llena de helado de limón y cervezas.

Boca abajo, muy juntos, en silencio.

Se inclinó y en un susurro, me dijo su nombre”

Hoshio le miró a los ojos, sonriendo. Por iniciativa propia le besó.

Era la primera vez que lo hacía: el tímido, el callado y sensible Hoshio.

 Me sonrió y repitió mi nombre. Creí que me moría. “Quiero hacerte el amor” le dije. Sé que fue poco romántico. Pero yo soy así. No sé cómo decirle con palabras lo que me pasa cuando estoy con él.

Ahora que es él quien dice mi nombre, abrazado a mí, tierno y caliente, me siento el más afortunado de los mortales.

Sí, ahora me he dado cuenta, porque lo pronuncias tú: mi nombre es el mejor.”

FIN

Anuncios

Acerca de yreneyuhmi

Escritora, dibujante, lectora, eterna estudiante, aprendiz de la vida. Adoro a los gatos, a los libros, me encantan los refrescos con gas y los dulces. Me gusta mucho Japón...De hecho creo que mi corazón es japonés al 100% ^__-) 小説家、イラストレータ、漫画家、読者、永遠に学生、人生の見習いです!猫、本、ラムネと和菓子、洋菓子も大好きですよ。ニッポン愛していますよ!実は私の心が100%日本人です!^^

»

  1. Uy el protagonista me recuerda a algien y esos finales felices, me hacen, feliz, me gusta ver la felicidad en todo el mundo, aunque tengamos que pasar por duros momentos todos tenemos nuestro momento felz y eso es muy bonito…

  2. ¡¡Hola Carmen!! Muchas gracias por leerlo! a pesar que estás tan ocupada! me hace mucha ilusión ver tu comentario 😀 Sí, es verdad, jeje, tengo debilidad por personajes como Liend ^_-) Hoshio se le parece 😛
    Claro, yo siempre creo en los finales felices, y rezo para que todos tengamos el nuestro^^)/ besos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s